25 enero 2015

El príncipe de Cromwell

En BBC, casi todos los años suele haber una serie "de prestigio", una adaptación literaria de algún autor muy estimado y cuya obra es muy celebrada. Esa serie, o miniserie, puede ser "Parade's end", hace unos años, o "Wolf Hall", opción de calidad de este 2015 que, además, ha sido el mejor estreno de BBC Two desde hace una década, con casi cuatro millones de espectadores. Puede parecer extraño que un título protagonizado por Damian Lewis, sí, pero también por un actor tan asociado al teatro como Mark Rylance haya atraído tanta curiosidad del público, pero hay que tener en cuenta que las dos novelas de Hilary Mantel en las que se basa han tenido bastante éxito en el Reino Unido (la tercera de la trilogía se publica este año). No sólo eso sino que, además, hasta han sido trasladadas al teatro antes que al cine o a televisión.

Lo que todo esto quiere decir es que, aunque Enrique VIII sea una figura muy importante en la serie, esto no es "Los Tudor". En el primer capítulo se habla de sexo y de consumaciones matrimoniales, pero piel se ve muy poca, si descontamos los escotes de Ana Bolena y sus doncellas. Lo que más se trata son las intrigas políticas dentro de la Corte de Enrique y, sobre todo, alrededor del cardenal Wolseley y su asesor, Thomas Cromwell, encargados de interceder ante el Papa para pedir la nulidad del matrimonio del rey con Catalina de Aragón, que no le había dado ningún heredero varón. Las complicaciones que se derivan de esa petición, más las guerras constantes entre las potencias europeas de la época, más la ambición de Enrique y, sobre todo, de sus consejeros termina llevando a la ruptura de Inglaterra con la Iglesia de Roma y al nacimiento del anglicanismo.

Dicho así, puede parecer un tema un poco árido para conseguir una serie interesante y que no aburra sin tener a Jonathan Rhys-Meyers en plan perdonavidas, pero lo curioso del primer episodio de "Wolf Hall" es que lo consigue. El protagonista de la historia es Thomas Cromwell, principal artífice de la Reforma en Inglaterra y futuro asesor de Enrique VIII, del que vemos cómo empieza estando justo en el bando contrario a los intereses del rey. Vamos a asistir a su ascenso y caída dentro de la Corte, como es uno de los impulsores de esa Reforma religiosa que buscaba corregir todos los peores defectos de la Iglesia católica, y como el favor del rey es tan fácil de ganar como de perder. Rylance tiene una gran presencia como Cromwell y lo convierte en un personaje inteligente e interesante, del que puede resultar entretenido seguir sus evoluciones en un lugar tan lleno de trampas como aquel Londres de 1529.

Música de la semana: Los Arctic Monkeys suenan últimamente en bastantes series estadounidenses. Una de las últimas fue "Gotham", en la que su "R U mine?" sonaba en el interrogatorio de Jim Gordon a los internos de Arkham.
Publicar un comentario