30 enero 2015

No hay Emmys para "Juego de tronos"

Los caminos de los premios son inescrutables. Intentar predecir qué serie va a ganar el próximo Emmy puede ser más complicado que adivinar si James Harden se llevará el próximo MVP de la NBA. Al fin y al cabo, con Harden hay estadísticas de todos sus partidos que pueden ayudarnos a ver si su rendimiento ha mejorado a lo largo de la temporada, la importancia que tiene en su equipo; en los Emmy todo depende de la percepción que los académicos tengan de una serie y de sus gustos personales. Esto viene un poco a cuento por un curioso artículo que Marabílias publica sobre las razones por las que "Juego de tronos", a pesar de ser un fenómeno mundial, no ha ganado más que premios técnicos y para Peter Dinklage (su Globo de Oro y su Emmy fueron ambos por la primera temporada). Sí, consigue arrasar en categorías técnicas y entra en las candidatas a mejor drama, hasta Emilia Clarke y Lena Headey han conseguido ser nominadas a mejor secundaria, pero cuando llega la gala principal, la serie se queda como mera comparsa de las "Mad Men", "Homeland" y "Breaking Bad" de turno.

En el artículo que comentamos, justo intentan enfocar el asunto desde la óptica numérica y analizando a sus rivales en cada una de las cuatro ediciones de los Emmy en las que aspiraba a ser el mejor drama del año. Intentar averiguar si había candidatas "mejores" que ella, lo que nos hace meternos en aguas pantanosas enseguida. La calidad no es, paradójicamente, el factor principal por el que se entrega un galardón. ¿Habría ganado "Breaking Bad" sus dos Emmys consecutivos si no hubiera experimentado una impresionante explosión en cuanto a número de espectadores y visibilidad durante la emisión en dos partes de su última temporada? ¿Habría desbancado "Homeland" a "Mad Men" si no hubiera sido por la obsesión con la que Hollywood recibió su debut? Sin embargo, y como bien se apunta también, "Juego de tronos" tiene a su favor la calidad, la popularidad y el marchamo HBO. ¿Qué está pasando entonces?

Puede haber varios factores que entren en juego. Uno es el género al que se adscribe la serie. Por mucho que se hable de sus referencias en la historia medieval inglesa, y de que el centro de la trama sean luchas por el poder, por subir al trono y mantenerse ahí, sigue siendo una serie de fantasía. Tanto los libros como su adaptación a televisión introducen los elementos fantásticos poco a poco, pero aquí hay dragones, sacerdotisas que ven visiones en el fuego, no-muertos helados y cuervos de tres ojos. Y el género nunca ha sido del gusto de los premios, por muy fenómeno que sea. "The Walking Dead" nunca contará para los Emmy, por muchos récords de audiencia que bata por el camino. Y siempre quedará la duda de si "Battlestar Galactica" habría sido más reconocida en ese aspecto si, en lugar de Syfy, la hubiera emitido HBO. Aunque ahí puede estar también otro de los problemas de "Juego de tronos", y es que HBO ya no es lo que era.

Tras el final de "Los Soprano", la todopoderosa cadena de cable premium perdió parte del tirón que tenía entre los críticos y entre los académicos. AMC y Showtime le robaron el foco de atención primero, y el factor cool se trasladó después a Netflix (aunque haya sido Amazon la primera en ganar premios importantes con "Transparent"). La competencia es tan dura para HBO, que en los pasados Globos de Oro vio cómo el premio a mejor drama se lo llevaba "The Affair", cuando a priori era un año para que "Juego de tronos" tuviera verdaderas opciones (y "The good wife", pero es harina de otro costal). Y tampoco hay que descartar que en una serie que puede ser bastante compleja de seguir, con multitud de personajes y localizaciones, y que no tiene ningún actor realmente famoso al frente, no hay una estrella que lidere su reparto, como ocurre con Kevin Spacey en "House of Cards", por ejemplo. Hay veces que ni ser una buena serie ni ser extremadamente popular sirven de cara a los Emmy. No si los académicos piensan que no eres más que una frikada glorificada con la que hay hacer demasiado esfuerzo para ir al día.
Publicar un comentario en la entrada