15 agosto 2008

El Doppelgänger

Si hay una historia clásica en las series fantásticas y de ciencia ficción, ésa es la del "gemelo malvado", un tipo idéntico físicamente a uno de los protagonistas, pero con una personalidad más retorcida y, por supuesto, malvada. Ese gemelo aprovecha su extraordinario parecido físico con el "bueno" para realizar todo tipo de tropelías y manipular en su favor al resto de los protagonistas. Podríamos decir que toda "Jekyll" se basa en ese principio del doppelgänger, como lo llaman los alemanes, aunque en sus utilizaciones más modernas se ha perdido la parte de advertencia que tenía antes este "doble andante". Esa advertencia se basaba en que quien viera a su propio doppelgänger, estaba próximo a su muerte.


El otro día vi precisamente un capítulo de "Stargate Atlantis" que se llama así, y que se centraba en un gemelo malvado del coronel Sheppard que atormenta al resto de la tripulación en sueños. Por supuesto, estaba originado por una entidad alienígena, pero no hace falta que nos adentremos más por ese camino. Tanto la saga de "Stargate" como la de "Star Trek" han utilizado muchas veces este recurso del doppelgänger (en la segunda, creo que el del capitán Kirk y el de Data son de los más recordados), que puede emplearse para crear pequeñas historias de terror y de paranoia, pero también puede servir para cosas más humorísticas, como el gemelo idéntido del agente Mulder que flirtea con Scully en "Small potatoes", en la cuarta temporada de "Expediente X".


Podríamos decir que el doppelgänger es bastante parecido a las realidades alternativas, pero no es así. El gemelo sólo lo es de una persona, no de todo el Universo, y no es posible "viajar" de un gemelo a otro. El quid de la cuestión está en cómo te libras de tu sosias físico, si es que puedes. Los doppelgänger de las historias de fantasmas clásicas son incorpóreos, por lo que no se pueden matar, y a veces el protagonista sólo tiene forma de hacerlo desaparecer cuando toma plena conciencia de que, en realidad, es una parte de sí mismo que debe asumir. Esto podría considerarse un spoiler, pero si habéis visto "El club de la lucha" os haréis una idea de todo esto (si sois de los que interpretáis el final de ese modo, claro).


Al final, el recurso del "gemelo malvado" sirve para enfrentar a los personajes a su lado oscuro, a las aristas de su personalidad que no quieren reconocer y a las que no se quieren enfrentar, incluso aunque su doppelgänger parezca, a simple vista, una versión mejorada de sí mismos, más segura y atractiva.
Publicar un comentario