25 agosto 2008

En caso de emergencia

La Bruja Avería me ha echado el mal de ojo. En un caso así, cuando tu ordenador opta por ponerse en huelga y no te permite dedicarte por entero al telefrikismo, ¿qué haces?

- Es un buen momento para dilucidar cómo de enganchado estás a Internet. ¿Temblores, sudores fríos, salivación incontrolada en cuanto pasas por delante de un ordenador? Deberías hacértelo mirar.

- La lectura es un buen entretenimiento. No, el manual de "Hardware para torpes" para no. En mi caso, Donna Leon y su comisario Brunetti y el cómic "Y, el último hombre", del que voy a la caza y captura de sus sucesivas entregas por las librerías especializadas de medio Madrid.

- Siempre se puede recurrir a los clásicos, o a lo que tengas grabado en DVD por casa que puedas ver en un reproductor normal. Creo que mi sesión de revival va a alcanzar un visionado comparativo de los pilotos de las dos versiones de "Galáctica". Ya os contaré si sobrevivo (a la de 1978, principalmente).

- La parrilla televisiva es una caspa. Pero yo me trago las repeticiones de "Bones" religiosamente (tengo muchas lagunas en mi seguimiento de las andanzas de Booth y Brennan). Eso sí, el zapping puede ser una poderosa arma de tortura psicológica (¿Método Ludovico, decís?).

- Okupar el ordenador de algún colega es una solución en casos extremos, si bien eso sólo demostrará que, efectivamente, tienes mono. ¡¡Pero necesito mi dosis!!

- Paciencia, mucha paciencia. Soy una nube, soy una nube... Ohmmm...
Publicar un comentario