05 agosto 2008

Las visiones de Frank

Lo cierto es que Chris Carter no tuvo demasiado éxito fuera de "Expediente X". Además de a los agentes Mulder y Scully, creó también el spin off "The Lone Gunmen" y "Harsh Realm", que apenas duraron un asalto en las parrillas, y la única serie que aguantó algo más (tres temporadas) fue, probablemente, la más malsana de las tres: "Millennium". Fue también la única que se pudo ver en España, en Canal+ (que repetía los capítulos de estreno en versión original subtitulada de madrugada), y una cuyo final terminó produciéndose en un crossover con un capítulo de la séptima temporada de "Expediente X".

"Millennium" seguía a Frank Black, un antiguo agente del FBI especializado en perfiles psicológicos que tenía visiones que lo conectaban con todo tipo de asesinos. Él veía a través de sus ojos, percibía flashes de los crímenes que cometían, un don que para él era una maldición y que le impulsa a dejar la agencia y mudarse con su mujer y su hija a Seattle. Pero allí lo capta el Grupo Millennium, una misteriosa organización que trabaja para evitar que el mal que se cierne sobre la Tierra, y que se desatará con toda su fuerza con la llegada del siglo XXI, actúe impunemente.

Los recuerdos que guardo de esta serie son bastante inquietantes. Se emitió entre 1996 y 1999, aprovechando una época en la que se pusieron de moda las teorías (y las películas) más o menos apocalípticas sobre la llegada del año 2000, y en ella no faltaban alusiones a esas mismas teorías. Frank se las veía con asesinos realmente crueles, bebiendo de la tendencia marcada por "Se7en" un año antes (que, a su vez, lucía una fotografía oscurantista que debía bastante a "Expediente X"), y su némesis más recurrente, un demonio llamado Legión, debe ser uno de los malos más desasosegantes de la televisión yanqui reciente. Además de que, por supuesto, el Grupo guardaba más de un esqueleto en el armario y termina siendo otra fuerza del mal.

La serie se beneficiaba de tener como protagonista a Lance Henriksen, un actor que da a la perfección el tipo de persona torturada y que tiene una carrera variopinta (y dejémoslo ahí, seamos buenos), y cuyo personaje debía su nombre a Black Francis, el cantante de los Pixies, otro tipo muy peculiar que incluso escribió una canción llamada "Motorway to Roswell". Su contacto en el Grupo, Peter Watts, era Terry O'Quinn, que antes de que J.J. Abrams lo lanzara al estrellato con "Alias" y "Perdidos", era un fijo en las series de Chris Carter (menos en "The Lone Gunmen", salió en todas).

Como decimos, "Millennium" estuvo en antena tres temporadas y su cierre definitivo se dio en el episodio de "Expediente X" del mismo título, en el que Mulder y Scully investigan las "muertes" de varios miembros del Grupo y, para ello, buscan la ayuda de Frank, que está ingresado en un hospital psiquiátrico. El capítulo es recordado entre los shippers, además, por ser el primer beso de Mulder y Scully (el de "Triangle" no cuenta). Es un poco tramposo porque, si la memoria no me falla, es debajo de una rama de muérdago en Nochevieja, justo cuando empieza el año 2000, y lo sigue una de esas míticas frases de Mulder: "El mundo no se ha acabado". A lo que Scully responde: "No, no lo ha hecho".
Publicar un comentario