01 agosto 2008

Zona libre de spoilers

En la última Comic-Con de San Diego, uno de los temas estrella fueron los spoilers. Los creadores de todas las series que pasaron por allí se empeñaron en defender su derecho a no desvelar nada de las futuras tramas afirmando que, de ese modo, no se estropeaba la diversión de los fans que quieren dejarse sorprender ante los nuevos capítulos y experimentarlos de la manera en la que los concibieron sus responsables. Enfrentarse a ellos sabiendo de antemano quién muere, quien protagoniza la mayor sorpresa y quién se liará con quién "adultera", en cierto modo, nuestra experiencia de los episodios.

Uno de los que más se ha pronunciado sobre la importancia de evitar spoilers es Steven Moffat, el nuevo showrunner de "Doctor Who" que, incluso, dedicó dos capítulos de la cuarta temporada a enfrentar al Doctor con la posibilidad de conocer spoilers sobre su futuro, que venían en forma de un diario azul que a mí me recordó mucho al de John Smith en "Human nature". En esta entrevista, Moffat aboga precisamente por huir de cualquier pista sobre acontecimientos aún por venir, y por eso él no dice esta boca es mía cuando le preguntan por sus ideas para la quinta temporada de la serie.

Otros productores, no recuerdo si eran los de "Perdidos", decían que, actualmente, es muy difícil guardar un giro o una sorpresa de la trama en secreto porque todos tenemos la opción de buscar esa información en Internet. La muerte de un personaje se puede averiguar buscando la ficha de su intérprete en Internet Movie Database, y los sitios de spoilers y teorías proliferan por toda la red. A veces es dificil contener tu emoción al comentar algo que el resto de la gente aún no ha visto, y se escapa algún detallito que no debería, pero siempre hay que andarse con ojo en ese aspecto. Yo conseguí empezar a ver la cuarta temporada de "Galáctica" sin haber leído ni un sólo reportaje previo, ni visto ninguna promoción (o casi ninguna), dejando que lo que tuviera que pasar, que pasara. No es fácil y, a veces, para conseguirlo tienes que convertirte en el equivalente virtual de un ermitaño viviendo solo en la cima de una alta montaña, pero luego la experiencia de ver tu serie favorita es mucho más gratificante.
Publicar un comentario