15 agosto 2010

Las voces de sus amos

Muchas veces hemos estado dando vueltas al asunto del doblaje, pasando de la postura totalmente contraria a la que lo defiende a muerte, quedándonos también en el término medio del "cada uno que vea lo que quiera y como quiera". Entre cosas como la televisión polaca y sus doblajes tipo documentales de La 2 (con un tipo que habla por encima del diálogo de todos los personajes), y la televisión portuguesa y su emisión subtitulada de prácticamente todo (menos programas infantiles), existe también mucho espacio en el medio, un espacio en el que se incluyen las emisiones en dual que, no obstante, a veces tienen unos subtítulos que parecen hechos tirando un dado al azar. No vamos a ponernos en plan talibán ahora de ninguna de las dos posturas (bien sabe Dios que a veces a mí se me ha ido la mano en ese aspecto), sino sólo vamos a constatar un hecho que a veces resulta muy curioso cuando se pasa de la versión doblada a la original de algo, y es cómo el cambio de una voz puede modificar nuestra percepción de un personaje.

El ejemplo más claro es, por supuesto, "Verónica Mars" y aquel doblaje tan mal elegido. Aunque pareciera aún una adolescente, Kristen Bell tenía ya 24 años cuando hizo esa serie, razón por la que su voz no era de niña, sino de adulta, algo que le venía muy bien al personaje. En la versión en español, sin embargo, hablaba como una niña repipi. En el doblaje de las actrices, no es raro que se den casos así, en los que les ponen voces agudas o repelentes a actrices como, por ejemplo, Laura Prepon, que debe tener una de las voces más graves de la televisión actual estadounidense. Cuando ves algún episodio de "Aquellos maravillosos 70" en versión original, el contraste de oír a Donna con la voz de Prepon, en lugar de la de la actriz del doblaje español, es realmente notable.

Por Twitter, el otro día se quejaban de que, en el doblaje de "Fringe", Olivia hablaba también con una voz que no le pegaba, una vez la habías escuchado con la voz más grave de Anna Torv. Y me suena que alguna vez hemos apuntado también que, aunque la versión en español de "Bones" no está mal, tampoco logra respetar el timbre más grave de las voces de Emily Deschanel, Michaela Conlin y, especialmente, Tamara Taylor. La voz original de Brennan ayuda a componer su retrato, en el que su apariencia física no casa del todo con su personalidad. Como digo, todo esto es sólo la constatación de un hecho. Por muy bien hecho que esté el doblaje, nunca podrá ser como la versión original. Simplemente, no es posible.

P.D.: Os vuelvo a dejar unos cuantos días libres para que descanséis y toméis fuerzas de cara a la nueva temporada. En la última semana de agosto nos volvemos a leer.
Publicar un comentario