25 julio 2011

La "odiosa" Lisa

No es raro que un actor, después de haber tenido muchísimo éxito con un personaje determinado, se vaya en una dirección totalmente opuesta para intentar sacudirse la sombra de ese personaje. Los protagonistas de "Friends" han intentado ese camino para salir del encasillamiento, con poca suerte en general. David Schwimmer está ahora más dedicado a las labores de dirección y al teatro (su última película, "Trust", trata sobre el abuso infantil); Matthew Perry ha intentado volver a la tele con "Studio 60" y "Mr. Sunshine", pero cuesta dejar de verlo como Chandler; Matt LeBlanc ha estado bastante desaparecido hasta que llegó "Episodes"; Courtney Cox parece haber encontrado su sitio en "Cougar Town"; Jennifer Aniston pasa más tiempo en la prensa del corazón por culpa de su breve matrimonio con Brad Pitt, y Lisa Kudrow se ha encaminado hacia la producción y a la interpretación de personajes bastante diferentes de Phoebe. Unos cuantos de ellos comparten ser narcisistas, tener muy poco tacto con la gente y creer que son mejores de lo que son en realidad, y Fiona Wallice, la protagonista de "Web therapy", no es demasiado distinta.

Fiona pretende hacerse rica poniendo de moda una terapia psicológica por Internet, a través de iChat, en la que las sesiones sólo duran tres minutos. En teoría, eso permite concentrar los esfuerzos e ir directamente al grano, pero la realidad es que a Fiona sólo le interesa Fiona, no sus pacientes, y sus métodos no son muy terapéuticos ni, probablemente, legales. "Web therapy" empezó como una webserie financiada por Lexus, creada por la propia Kudrow y el director Don Roos, que ya habían trabajado juntos en cosas como "Lo opuesto al sexo" (que tuvo cierta repercusión por ser uno de los primeros papeles adultos de Christina Ricci). Tras tres temporadas con episodios de unos cinco minutos, cada uno contando una sesión con un paciente, Showtime la ha ermpezado a emitir como una serie de 25 minutos, reuniendo en cada capítulo todas las sesiones con un determinado paciente. Muchas de ellas ya se vieron en Internet y otras se han grabado nuevas para ofrecer una historia con continuidad, pero siempre las vemos con el formato del iChat, con las dos pantallas en el escritorio del ordenador.

Lo curioso del primer episodio, además de que casi todo es improvisado, es ver el retrato que se hace de Fiona no a través de las cosas que nos dicen de ella (sus primeros pacientes son su marido y sus ex compañeros de trabajo), sino de las cosas que ella implica, inadvertidamente, a través de su tono de voz, de su expresión facial, de algunas de las cosas que hace. A veces, da la sensación de vivir en una especie de realidad paralela, y no deja de resultar curioso que, como ya hizo creo que en "The comeback", Kudrow elija a un personaje fácilmente detestable para centrar una comedia a su alrededor. Está un poco en la línea del Michael Scott de "The Office", y también corre el mismo riesgo de que no lo veamos como una persona, sino como un mero hazmerreír. Ella y sus reacciones a lo que le van contando es lo que más merece la pena de "Web therapy" por ahora.

Si queréis ver otra muestra de a lo que se dedica Kudrow en su faceta de productora, ahí está la versión estadounidense de "Who do you think you are?". No es una ficción ni una comedia a la que hay que pillar el punto para disfrutarla, eso por descontado.
Publicar un comentario en la entrada