09 mayo 2012

La canción de los 250.000 dólares



¿De qué vivieron los blogs estadounidenses en ese largo año y medio en el que "Mad Men" estuvo de hiato? Desde que se estrenó su quinta temporada, todas las semanas hay alguna noticia concerniente a la serie, que se añade a las críticas, los recaps, los análisis de su estilo visual y de su moda y los comentarios sobre los hechos históricos que se mencionan en algunos episodios. Cualquier cosa es susceptible de convertirse en noticiosa, al menos durante las dos horas en las que un tema logra mantener ese estatus en Twitter, y también es susceptible, al mismo tiempo, de convertirse en un bumerán que vuelva a darle en la cara a Matthew Weiner, que ya sabemos que se ganó unos pocos detractores durante las negociaciones con AMC para renovar la serie (Kurt Sutter, el creador de "Sons of Anarchy", es el más célebre de todos).

El último detalle que ha saltado a la palestra es el hecho de que la serie pagó 250.000 dólares para poder utilizar "Tomorrow never knows", incluida en el álbum "Revolver" de los Beatles, para cerrar el capítulo del pasado domingo, y rápidamente se han sucedido los comentarios, las críticas y la sorpresa porque se pagara un cuarto de millón para incluir una canción de 1966 que ni siquiera es uno de los grandes éxitos del grupo. Como explican en el blog ArtsBeat del New York Times, los derechos de las canciones de los Beatles no se ceden así como así (no estamos hablando de versiones, sino de las canciones reales del grupo. No es lo mismo que "Glee" pague para hacer una versión de "Hello, goodbye" que para tener la versión original de los Fab Four). En esa entrada, un responsable de la discográfica Apple apunta que desde que él está en la empresa, hace cinco años, no se vendían los derechos de una canción original del grupo para su uso en una serie de televisión, y Weiner señala que, para poder asegurarse los derechos no sólo de emisión sino también para la publicación en DVD, hasta tuvo que enviar a Apple parte del guión. Weiner añade, además, que llevaban años detrás de alguna canción de los Beatles para utilizar en "Mad Men", y que no lo habían podido conseguir hasta ahora.

No es la primera vez que un tema original del grupo se escucha en una serie (es célebre la escena final de "El prisionero" con la banda sonora de "All you need is love"), pero es cierto que no es tan sencillo escucharlos como acompañamiento de capítulos de ficción televisiva. El alto precio que "Mad Men" tuvo que pagar por una de sus canciones contrasta con los 100.000 dólares que se dice que se pagan de máximo por los éxitos del momento, y si vas buscando grupos indie no muy conocidos, puede salirte hasta más barato. Canal+ produjo hace algún tiempo un documental que contaba el proceso para asegurarse los derechos de las canciones que compondrán la banda sonora de una serie, un proceso que a veces puede tener consecuencias imprevistas en la pervivencia a largo plazo de dicho título. Y es que los derechos musicales son una de las principales razones de que algunas series jamás vean la luz en DVD.

Me suena que ya hablamos de esto alguna vez, pero no deja de resultar curioso recordar que, por culpa de su extenso uso de canciones, la publicación en DVD de "Caso abierto" es una pesadilla legal que ha terminado descartándola, "Ally McBeal" ha tardado muchísimo en estar disponible en ese formato y títulos clásicos como "Playa de China" se han quedado en un cajón de su estudio justo por la misma razón. Cuando una serie adquiere los derechos de una canción, tiene que comprarlos para su emisión por televisión y, también, para su reproducción en la publicación en DVD del capítulo en cuestión. Si no, intentar conseguir esos derechos a posteriori puede ser muy complicado. Y mejor ni hablemos de los diferentes derechos en Estados Unidos y en Europa, que obligan a "House", por ejemplo, a utilizar su sintonía de los créditos finales como introducción en España, mientras en USAmerica se escucha "Teardrop", de Massive Attack.
Publicar un comentario en la entrada