04 diciembre 2012

Sin control

ALERTA SPOILERS: ¿Qué has hecho, Kalinda? Si no sabéis a qué se refiere esta pregunta, quiere decir no estáis al día con la cuarta temporada de "The good wife" y que a lo mejor es preferible que no sigáis leyendo.

Allá por la primera temporada de "The good wife", cuando conocemos por primera vez a la agente del FBI Lana Delaney y sus tácticas para, al mismo tiempo, ligarse a Kalinda y utilizarla como fuente para sus investigaciones, nos mencionan de pasada que, aprovechando que Peter Florrick está en la cárcel, el FBI lo está investigando a él y a Glenn Childs, su sucesor como fiscal del distrito, por unas prácticas que no recuerdo si se especifican o no (me imagino que tendrán que ver con corruptelas urbanísticas y tráficos de influencias varios). Lana intenta "reclutar" a Kalinda para su causa, y hasta Peter pretende que ella le informe de lo que suceda con Childs para utilizarlo después en su contra, una vez que salga de prisión. Es una subtrama que transcurre muy al fondo de la serie, soterrada por debajo de los casos y las dificultades económicas de Lockhart & Gardner y de las campañas políticas de Peter y Eli, pero que iba surgiendo de vez en cuando; cuando Kalinda se "topa" de nuevo con la agente Delaney, o cuando a Alicia de repente la investiga el Departamento del Tesoro (si mi memoria no me falla).

Esta temporada, esa investigación se había dejado ver muy poco, sólo en esa foto de Eli y Kalinda que Lana tenía en su casa, y no la hemos visto pasar al primer plano hasta que no nos encontramos con ese agente del Departamento de Justicia que va a atacar a Peter a través de Eli, añadiendo otra borrasca más a la enorme tormenta desatada sobre el mundo de Alicia.  Ni maniobras desestabilizantes de Maddie Hayward ni tácticas sucias de Mike Kresteva; es el FBI la verdadera amenaza para Peter Florrick, y sería realmente interesante que estallara un nuevo escándalo a su alrededor, sólo para ver cómo lo manejaría esta Alicia que es tan diferente de la que vemos en el piloto. ¿O no lo es? Una cosa es segura; sus intentos de tener "la" conversación con sus hijos figuran en el panteón de las situaciones incómodas y divertidas de esta serie, ahí con ese encuentro delante del ascensor del final de la tercera temporada.

Lo que ha dejado el capítulo que precede al consabido parón invernal es el cierre de la historia de Kalinda y Nick que tanto ha odiado buena parte de los críticos estadounidenses (y de los espectadores de la serie), pero de la que ofrece un interesante punto de vista en estas dos entradas el blog "(Mis) Ficciones". Si el tema de esta temporada está siendo, de momento, la pérdida de control, Nick es justo el talón de Aquiles de Kalinda, la persona con la que ella no es capaz de asumir las riendas de la situación. Hasta que Nick toma la decisión equivocada de amenazar a Alicia, y desde el principio de la serie sabemos que Kalinda es algo así como el caballero andante de la señora Florrick; si te metes con ella, se acabó lo que se daba. Perdidas en medio de todo el jaleo que ha suscitado la subtrama de Nick han estado las reveladoras miradas de Kalinda, que nos permitían darnos cuenta de la fragilidad que había tras sus gafas de sol y sus botas de "Pretty Woman". Pero había que prestar atención más allá del "quiero que Nick se vaya".

"The good wife" no es la reina del subtexto por nada; nos hemos cansado de decir que son más las cosas que pasan casi subliminalmente, sin que nadie las diga, que las que se aprecian a simple vista. Las risas, las miradas y el lenguaje corporal de sus personajes están dándonos muchas más pistas de la situación en la que se encuentran de lo que lo hacen los diálogos y, de hecho, los King han comentado en más de una ocasión que "escriben de menos" en sus guiones porque saben que lo que no incluyan en ellos, lo transmitirán de sobra sus actores.

P.D.: Tenía que añadir que me río más con "The good wife" que con algunas comedias. Y eso, para mí, siempre es una gran señal.
Publicar un comentario