23 diciembre 2012

Teleadicciones de 2012 (II)



La segunda parte del resumen televisivo de 2012 en este rincón bloguero ya está aquí, aunque esto no significa que vayan a acabarse las listas (estoy pensando seriamente en hacer una de episodios, si logro decidir de cuántos la hago). Esta recta final se inicia con "The Bridge", la serie cuyos títulos de crédito se ven en el vídeo de arriba, otro policiaco escandinavo que merece mucho la pena, y continúa con todas éstas:

- "The Walking Dead": Los zombies no son los verdaderos monstruos; lo son los supervivientes humanos, y la serie se ha lanzado a explorarlo más en profundidad a partir de la segunda mitad de la segunda temporada. En la tercera, la llegada del Gobernador y esa cárcel que es tanto refugio como condena le han otorgado una sensación de urgencia y mayor tensión.

- "The Hour": Las historias que los periodistas de este ficticio programa de la BBC de los 59 persiguen no son lo más interesante aquí, ya que son los propios periodistas y su relación lo que convierte a esta serie en algo realmente entretenido. En la segunda entrega, es la dinámica entre Bel y Freddie lo que le da su centro, al mismo tiempo que Peter Capaldi y Anna Chancellor siempre están a punto de robar el show de sus tres protagonistas.

- "Downton Abbey": Julian Fellowes decidió en la tercera temporada dar un golpe de timón emocional que es más efectivo en cambiar la serie que la Primera Guerra Mundial en la segunda entrega. Más cohesionada y más divertida, la serie ha vuelto a sus orígenes de culebrón high class sabiendo siempre qué tipo de producto es. No sabes nada, míster Carson.

- "30 Rock": Liz Lemon y compañía se despiden en la séptima temporada, y lo hacen lanzando todo el arsenal de puyas contra la NBC, chistes con tres y hasta cuatro capas y, sorprendentemente, hasta permitiendo cierta evolución y hasta algo de cariño hacia sus personajes. Liz y Jack no acabarán juntos, pero se les va a echar de menos cuando ya no estén.

- "Homeland": Esta ha sido la temporada en la que se puso de moda criticar a la que había sido la niña bonita de la crítica en 2011. Sí, ha tenido sus deslices, pero hay que reconocer el esfuerzo por saltarse las expectativas de los espectadores y por centrar una serie de espías en una pareja de amantes cuya relación es totalmente imposible.

- "Awkward": Sí, el triángulo amoroso de Jenna pudo no ir en realidad a ninguna parte, pero el humor ácido de la serie no se rebajó con respecto a la primera temporada. Ser una comedia de instituto, en MTV, y que se emita en verano no parece la mejor receta para que nadie se la tome en serio, pero es uno de los títulos más divertidos de la televisión actual.

- "Scott & Bailey" y "Line of duty": Esto es trampa, lo sé, colocar estos dos policiacos británicos juntos, sobre todo porque son bastante diferentes entre sí. El primero está movido por la relación entre las dos detectives protagonistas, y entre ellas y su jefa, y resulta muy interesante verlas interactuar, mientras el segundo explora un caso de corrupción policial y trabas burocráticas para que los agentes puedan hacer bien su trabajo.

- "Awake" y "Continuum": Aquí hago trampa otra vez, ahora uniendo dos estrenos de ciencia ficción. "Awake" tenía una premisa de realidades duales (y quizás soñadas) muy interesante, propulsada por un estupendo Jason Isaacs, mientras "Continuum" no pasa de ser correcta, pero utilizando de punto de partida unas ideas sobre la situación socioeconómica del mundo actual realmente interesantes.

- "Girls": Ha sido la comedia más comentada, discutida, alabada y defenestrada del año, con un nivel de ruido a su alrededor que puede echar para atrás a cualquiera que se atreva a verla. Lo más destacable de la creación de Lena Dunham es su voluntad por mostrar a sus personajes como son, con todos sus egoísmos, virtudes, defectos, alegrías y ombliguismos, y sin pedir nunca disculpas por ser así. Y ha dejado a Shoshanna, el mejor alivio cómico del año.

- "Sherlock": La adaptación de Steven Moffat y Mark Gatiss del célebre detective sigue siendo inventiva, entretenida, original y con una pareja de actores que ya parecen inseparables uno del otro (y que se han convertido en todas unas estrellas). "Sherlock", de hecho, ha tenido buena parte de la chispa que ha perdido "Doctor Who" en la recta final de Amy y Rory como acompañantes del Doctor, a pesar de algunos buenos momentos.

Menciones especiales: La simpática y malograda "Bent", Gillian Anderson en "Grandes esperanzas", las canciones de "Smash", la relación entre Walt y Vic en "Longmire", el gangster Savino en "Vegas" y el maratón de "Mad Men" con el que casi me he puesto al día, destacando ese gran "The suitcase".

Música de la semana:  "Baby it's cold outside" es una de las canciones navideñas más conocidas en Estados Unidos. Escrita por Frank Loesser para su mujer, Lynn Garland, en 1944, más tarde apareció en la película "La hija de Neptuno", con Esther Williams, y luego se han grabado multitud de versiones y se ha escuchado en muchas películas y series, incluidas recientemente "Elf" y "Glee". Esta vez nos quedaremos con un dueto que, a priori, resulta bastante peculiar, formado por Norah Jones y Willie Nelson.
Publicar un comentario