19 febrero 2013

El efecto perverso del 'hype'

"Niveles de hype desenfrenado que te hacen desdeñar una serie sólo para llevar la contraria. Pasa. Y mucho". Jaina reflexionaba de esta manera hace unos días por Twitter sobre las burbujas de expectación que puedenj crear por esa red social las acumulaciones de "capitulazo" asociadas a algunas series, y no le falta razón. Es uno de los daños colaterales y de las consecuencias indeseadas del hype; que en vez de animar a la gente a que vea algo, lo que provoca es que quieran mantenerse lo más alejados posible de ese algo. Y esto está, en su mayoría, desconectado de la calidad de la serie y de que, muy posiblemente, todos los escaldados por el hype desmesurado estarían enganchados a esas series si las vieran; aquí sólo importa la percepción exterior, y esa percepción nos dice que los fans de determinada serie dan mucho la lata con que es lo mejor que se ha visto sobre la faz de la tierra y, como reacción, no vamos a verla ni aunque nos pagaran.

Entiendo, por ejemplo, que quienes no vean "The Good Wife" (ellos se lo pierden) pueden acabar cansados de leer todos lunes loas y alabanzas generalizadas en Twitter hacia su último capítulo, pero en su caso pueden encontrar consuelo en el hecho de que, si se emitiera en AMC en lugar de CBS, sí que sabrían lo que es un hype agotador y estratosférico. Las series del cable son las más propensas a sufrir de esta "mal", y durante muchos años, confieso que ese amor desmedido por "Mad Men" retrasó que me decidiera a retomarla durante unas cinco temporadas. "Community" me provoca también ese efecto perverso, como si dijéramos, del hype; cuanto más cantan sus fans sus bondades y se preocupan por sus malas audiencias, menos me interesa a mí verla. ¿Irracional? Totalmente. Pero también, a veces, un poco inevitable.

Es, más o menos, lo mismo que ocurre todos los principios de año, una vez se conocen las nominaciones a los Oscar. Las películas con más candidaturas llegan tan infladas, después de meses y meses de leer a todo tipo de críticos sobre por qué son las mejores cintas del año anterior, que es muy habitual que la mitad del público que las ve ahora se decepcione. Ese "no es para tanto" surge muchas veces porque gran parte de los espectadores se enfrenta a ellas exactamente con ese ánimo, con la idea preconcebida de "veamos si se merecen tanto reconocimiento", y no hay película que pueda estar a la altura de esas expectativas. Es otra consecuencia perversa del hype, una probablemente más habitual. El exceso de elogios puede generar negatividad hacia el producto que se elogia.

P.D.: Podríamos hacer un listado de las series con más hype por Twitter, lo que las convierte en objetos susceptibles de provocar rechazo. Así, a ojo, y fiándome sólo de mi timeline (que es lo que tengo más a mano), diría que esa lista la componen cualquier serie que haga Aaron Sorkin (ahora "The Newsroom", claro, que está en antena), "Community", "Parks & Recreation", "Mad Men", "Breaking Bad", "The Good Wife", los capítulos con muchos zombies de "The Walking Dead" y "Girls". Y yo veo buena parte de estas series, así que soy culpable de contribuir a esas expectativas por las nubes.
Publicar un comentario