12 agosto 2013

"Spoilerófobos" unidos

 
"Unfollow a quien spoilee "Juego de tronos"". "Nada de spoilers de "Homeland" o mato a alguien". "Como contéis algo de "Survivor", os mando unos sicarios". En el último año, o así, se ha vuelto mucho más común leer algunas de estas advertencias por Twitter al día siguiente de que se emitiera cualquiera de las series más comentadas por las redes sociales. Los que no podían ver el episodio enseguida se dedicaban a amenazar a aquellos que ya lo habían hecho y que podían estar tentados de comentar algo sobre él, para que no les desvelaran casi ni si había sido bueno o malo. En las últimas semanas, entre el final de "Dexter" y la vuelta de "Breaking Bad" con sus capítulos finales, la fobia hacia los spoilers ha alcanzado unos niveles casi de histeria colectiva, similares a los que había el lunes después de que HBO emitiera "The rains of Castamere", el ya célebre capítulo 3x09 de "Juego de tronos", unos niveles que vuelven a traer a colación esa vieja discusiçon sobre qué hacer con los spoilers.

Ya no hablamos de qué puede considerarse spoiler y qué no, una definición que depende de región geográfica y fecha de emisión del episodio (eso de quejarse de spoilers en los vídeos recopilatorios de los Emmy siempre me ha parecido absurdo). Nos referimos más bien a las actitudes alrededor de estos destripes, en las que quienes no quieren ser spoileados suponen que los que lo hacen están movidos sólo por el impulso de fastidiar al personal, y los que quieren comentar algo de lo que les ha parecido el capítulo se indignan porque les coartan esa posibilidad. Twitter acaba convertido en un campo de minas y quejas varias, y casi se pierde parte de la diversión de utilizar esta red social para ver series. Pero aquí estamos como con todo (que diría Jesulín); el sentido común es el que debería imperar en todo esto, porque, evidentemente, no hay un juego de normas que te diga cómo operar en estos casos de información tan sensible.

En el mes que casi ha transcurrido desde que Netflix colgó "Orange is the new black", por ejemplo, ha sido una de las series más comentadas por Twitter (especialmente en lo concerniente al "Team Alex" contra el "Team Larry"), pero a pesar de que se ha hablado de qué episodios habían gustado más o qué personajes dejaban una impresión más duradera, no se contaron, en general, aspectos específicos de la trama. Con la famosa Boda Roja de "Juego de tronos", los lectores de los libros dieron (dimos) mucho la lata con que el episodio nueve de esa tercera temporada iba a ser especial, pero no llegamos a describir con pelos y señales lo que pasaba (aunque aquí sí hubo algunos destripes un poco gratuitos en los comentarios de las entradas que hablaban sobre este asunto). Es cierto que decir que un episodio ha sido muy bueno, o que ha tenido un impactante final, puede considerarse spoiler, pero ya estamos entrando entonces en un terreno casi patológico, en el que prácticamente no podrías recomendarle nada a nadie porque sólo con decirle que "Friday Night Lights" está muy bien y no va en realidad de un equipo de fútbol americano de instituto estarías destripando algo.

Aurea mediocritas, que decían los romanos, y que es algo que se ha perdido por completo con las opiniones inmediatas a través de las redes sociales. Las cosas son obras maestras o basuras infectas, sin término medio, y quienes no quieren saber nada sobre los nuevos capítulos de "Breaking Bad", por ejemplo, casi que les confiscarían los ordenadores a los que ya los han visto. Más de una vez hemos comentado que, en esto de los spoilers, todo queda supeditado a nuestra responsabilidad personal; si somos malas personas y queremos destripar el final de la segunda temporada de "Homeland", o si somos demasiado sensibles y no queremos saber ni el título del final definitivo de "Mad Men". Uno puede seguir ciertas directrices para no "comerse" spoilers innecesarios, como no entrar en determinados blogs y páginas de Facebook americanos la mañana siguiente del cierre de la octava temporada de "Cómo conocí a vuestra madre", o filtrar determinadas palabras en Twitter o sí, dejar de seguir a los usuarios que, igual sin darse cuenta, más destripan en sus TL. No hace falta convertirse en un mártir de los spoilers, y tampoco hace falta ir contando a diestro y siniestro si Walter White morirá o no.

Música de la semana: Ya que hemos citado "Orange is the new black", vamos a quedarnos con una de las canciones que cierran sus episodios, como "Walking backwards", del grupo de Nashville, Leagues.
Publicar un comentario