05 febrero 2015

Guerras de shippers

Ah, ¿sentís ese olor? Es el de las listas de parejas televisivas que inundarán en breve Internet ante la cercanía de San Valentín (y el estreno de "Cincuenta sombras de Grey", pero eso es otro tema). Muchas de esas listas no sólo incluirán a parejas consolidadas en las series, sino que se acordarán también de las preferidas de los shippers, o lo que es lo mismo, esos fans que apoyan que dos personajes concretos de la serie se conviertan en pareja romántica. Hemos hablado en bastantes ocasiones de cómo el shipping es una parte fundamental del fandom de determinadas series; antes de que Castle y Beckett pasaran a consumar definitivamente su relación, sus shippers eran uno de los grupos más vocales de Internet, pero esto tiene el otro lado de la moneda; los que apoyan que uno de esos personajes esté con otro, y ahí puede empezar uno de los enfrentamientos más cruentos de la era Tumblr y Twitter: las guerras de shippings.

Vale, no se derrama sangre y los partidarios de uno y otro lado no quedan al amanecer para resolver sus diferencias en un duelo de floretes, pero cualquiera que pase algo de tiempo en redes sociales sabe de lo que estamos hablando; comentarios cruzados sobre por qué una pareja es mejor que otra, sobre por qué Oliver debería estar con Laurel y no con Felicity en "Arrow" (esto no lo veo probable, pero sólo es un ejemplo), exposiciones de momentos en los que "es evidente" que determinados personajes están hechos el uno para el otro... Ese tipo de cosas. Hace unos días, J.K. Rowling avivó de nuevo la eterna discusión de los fans de Harry Potter sobre si Hermione debería haber acabado con Harry o con Ron, como ocurrió finalmente, y los aficionados a las aventuras del joven mago retomaron las charlas sobre cuál de los dos emparejamientos era mejor, cuál de los dos tenía más sentido.

Ahora que yo me he adentrado por fin en el mundo de "Avatar: The last airbender", es otro caso de serie de animación con un notable seguimiento shipper que se trasladó a su secuela, "The legend of Korra". Los partidarios de los diferentes emparejamientos tenían sus propios nombres (Kataang y Zutara, en la primera serie, y Makorra y Korrasami en la segunda), y dedicaban Tumblrs enteros a demostrar que su shipping era el correcto. ¿Puede parecer una pérdida de tiempo? Probablemente lo sea, pero también mantiene muy vivo el fandom alrededor de una serie, generando constantemente conversación alrededor de ella. Es probable que muchos no espectadores de "Person of interest" hayan visto comentarios de shippers de Root y Shaw que han hecho que la serie, al menos, les suene, y es casi seguro que incluso quienes hace años que no ven "Once upon a time" están al tanto del shipping desatado alrededor de Emma y Regina.

Porque en esto de ser shipper no importa la orientación sexual, la raza, nada más que lo que el fan está detectando en pantalla como tensión romántica o sexual. Uno de los últimos en llegar, aún muy tímidamente, es el de Peggy Carter y Daniel Sousa en "Agent Carter", por ejemplo, y en "Agents of SHIELD" hay dos bandos enfrentados por quién debería ocupar el corazón de Skye; Ward (todavía) o Simmons. Un shipping no es demasiado racional y, aunque puede ser sumamente entretenido entregarse a él, también puede cegarnos al disfrute de la serie e impedir que podamos pasarlo bien simplemente con una relación de amistad. Uno de los creadores del universo Avatar, Bryan Konietzko, apuntaba una cita de Hayao Miyazaki al hablar de todo esto a raíz del final de "The legend of Korra" (cuidado con los spoilers en el enlace):"Me he vuelto escéptico de la regla no escrita de que, sólo porque un chico y una chica aparezcan en la misma película, debe surgir un romance. En su lugar, quiero mostrar una relación ligeramente diferente, una en la que los dos se inspiren mutuamente a vivir. Si soy capaz de ello, entonces quizás estaré más cerca de mostrar una verdadera expresión de amor".
Publicar un comentario en la entrada