04 febrero 2015

Sin vergüenza

Actualmente hay un grupo de comediantes femeninas en Estados Unidos que se han labrado un hueco en un mundo tradicionalmente dominado por los hombres siguiendo el ejemplo de Joan Rivers; demostrando no tener pelos en la lengua. Muchas de ellas se han formado en el stand-up, o lo que es lo mismo, los monólogos cómicos, y eso lleva a que desarrollen series diferentes de las que podrían poner en pie, por ejemplo, Tina Fey y Amy Poehler, que provienen de los grupos de improvisación y de "Saturday Night Live". Mujeres como Aisha Tyler, Sarah Silverman o Amy Schumer no tienen reparos en hacer chistes políticamente incorrectos sobre sexo, racismo y machismo, y a esa corriente hay que sumar también lo populares que se han hecho en Estados Unidos las webseries creadas por cómicos profesionales.

El año pasado, no era raro encontrarse, en las listas de lo mejor de 2014, una webserie llamada "High maintenance", y en Internet está también el origen de "Broad City", la comedia protagonizada y creada por Ilana Glazer y Abbi Jacobson que llamó la atención de Amy Poehler y Lorne Michaels y acabó convertida en una de las series que más gusta a la crítica. Ilana y Abbi son en "Broad City" dos amigas que sobreviven en Nueva York a trabajos de mierda, a compañeros de piso gorrones, a tener muy poco dinero y que están constantemente hablando de sexo, porros y matando el tiempo haciendo cualquier tontería que se les pase por la cabeza. Su sentido del humor está a medio camino entre las stoner comedies (las comedias de fumados de James Franco y Seth Rogen y compañía), los sketches absurdos de cosas como "Portlandia" y los chistes ingeniosos de cosas como "Parks and recreation".

Es una mezcla muy particular y en la que se nota también su origen en la web, y en la que lo que acaba destacando es la amistad y la química entre Ilana y Abbi. Los momentos más divertidos, y que generalmente suelen funcionar mejor, son justo los que pasan las dos chicas no haciendo nada, simplemente tomando el metro o caminando por Nueva York y contándose la última cosa extraña que ha pasado en sus vidas. En ese aspecto, "Broad City" acaba teniendo un encanto muy particular, basado enteramente en sus dos principales protagonistas. Ese puede ser también su principal inconveniente, pues el disfrute de la serie dependerá en gran medida de nuestra tolerancia hacia ellas dos.

P.D.: Como curiosidad, podéis ver a Jacobson y Glazer en una capacidad diferente en este vídeo de NPR en el que entrevistan a Sleater-Kinney.
Publicar un comentario en la entrada