07 marzo 2016

La lista de la Muestra Syfy


El fin de semana dedicado al cine fantástico y de terror que es la Muestra Syfy ya ha finalizado, por lo que toca ahora hacer balance de todo lo visto en estos cuatro días de selección de películas que han pasado por el Festival de Sitges o por certámenes tan exóticos como el de Jerusalén, o tan prestigiosos como el Fantastic Fest de Austin. En otras ocasiones hemos comentado que esta Muestra tiene tradiciones como las presentaciones de Leticia Dolera antes de cada película (aderezadas siempre con bromas sobre "Canino", con lanzamientos de Huesitos el último día y, este año, con un divertidísimo audiocomentario improvisado de un par de minutos de "Nina Forever" cuando hubo un problema con los subtítulos), o que en las sesiones golfas se proyecten cintas que dan pie a que los comentarios del público sean mucho más entregados que de costumbre.

También se ha mantenido una curiosa tendencia del año pasado, y es que las primeras proyecciones, salvo con una excepción, han deparado algunas de las sorpresas más gratas del fin de semana, y ha sido divertido comprobar a qué se aplaudía durante la promo genérica del canal Syfy que precedía muchos de los pases (y que era casi igual a ésta): la luna llena y Nicolas Cage se llevaban siempre los vítores de la sala, pero era gracioso comprobar cómo una parte importante del público no entendía por qué grupos muy pequeños, pero ruidosos, aplaudían las apariciones en la promo de "Dark Matter", "Los 100" y hasta "Bella y Bestia".

De hecho, el lado más televisivo de la Muestra fue uno de sus highlights con la proyección, en una de las salas pequeñas del Cine de la Prensa en Madrid, de "Once more, with feeling", el capítulo musical de "Buffy, la cazavampiros". Desde la presentación de la propia Dolera (que estaba realmente emocionada) a los asistentes cantando todas las canciones y aplaudiendo como locos a Spike y a Anya, fue uno de los momentos álgidos de cuatro días de películas de las que puede elaborarse una particular lista de las cinco más destacadas, sin un orden especial:

"La invitación": De la película que inauguró la Muestra ya hablamos hace unos días, así que no vamos a añadir nada más sobre esa cena de amigos en la que se va acumulando la tensión. En España se estrena el día 25.

"Bone Tomahawk": Un western con canibalismo. Éste sería el resumen rápido de la cinta de S. Craig Zahel, un hombre que ha vendido un montón de guiones en Hollywood, sin que ninguno llegara a producirse, y que se quita esa espina debutando en la dirección con una película del Oeste muy clásica. Tanto, que lo que cuenta es una partida de rescate de tres personas raptadas de un pueblo por los indios. O eso creen ellos. Tiene unos grandes diálogos y una sobriedad hasta en su casi inexistente banda sonora que funciona a la perfección. Y su reparto, con Kurt Russell y Richard Jenkins a la cabeza, está sensacional.

"The Piper": Adaptación coreana del cuento de "El flautista de Hamelin" que, siendo fiel a la historia de los hermanos Grimm, le añade un par de toques con la guerra civil entre el norte y el sur de ese país en los años 50. Sitúa toda la historia en un pueblo aislado y dominado por un jefe dispuesto a lo que sea para mantener su control, en el que la llegada del flautista y su hijo va a suponer toda una revolución. La ignorancia, las supersticiones y el miedo al exterior hacen el resto, hasta con toques de comedia costumbrista al principio.

"El niño y el mundo": La sesión matinal infantil del sábado por la mañana se reservó para esta cinta brasileña, nominada este año al Oscar a mejor película de animación. Fue toda una sorpresa porque casi nadie esperaba que la historia de un niño que lleva mal que su padre se vaya a la ciudad a trabajar, contada con un dibujo falsamente infantil y sin diálogo, sólo a través de la música, lance una feroz crítica social a la deforestación del Amazonas, la opresión política y social y los peligros del capitalismo extremo. Y resulta sumamente efectiva.

"Demon": El demonio del título es un dybbuk, un fantasma de la tradición judía que se adhiere al cuerpo de una persona viva y lo posee. En esta película polaca, esa posesión ocurre durante la boda más alcohólica que veréis en mucho tiempo, y entre toques de humor un poco negro muy conseguidos, y recordatorios a la turbulenta historia del país (y al peligro de olvidarla y borrarla de la vista), se construye una cinta que funciona perfectamente.

Habría que dar mención especial a ese experimento en sátira social y política desatada y excesiva que es "High-Rise", a la gran estética de "Vulcania" (aunque el resto de la película se quede a medias de todo) y a la sarcástica novia muerta de la ya mencionada "Nina Forever". Y el año que viene, más.
Publicar un comentario en la entrada