28 marzo 2016

La salsa de los crossovers


Esta noche, "The Flash" y "Supergirl" tienen su esperado crossover (un crossover que tiene shippers desde mucho antes que se anunciara oficialmente), y van a continuar una tradición en la televisión estadounidense que suele servir para dar un empujón promocional a las series y para dejar, de vez en cuando, capítulos por lo menos con un toque diferente. El paso de los personajes de una serie a otra es una táctica muy común en los cómics, y una que puede aportar nuevas situaciones y nuevas dinámicas (más allá de comprobar cuánto pueden interferir en las actividades del otro Spider-Man y Daredevil, por ejemplo), y en televisión se utiliza muchas veces como un capítulo especial que permite hacer algo que se salga un poco del tono y las historias habituales de las series involucradas en ese cruce de personajes.

En los últimos tiempos, los spin off de determinadas franquicias han sido los que han tirado más del recurso del crossover para salirse un poco de la rutina. 'CSI', 'Ley y orden' y 'NCIS' lo tienen (o tenían) más fácil porque las posibles trabas legales eran mucho menores. Todos los títulos de la saga estaban en la misma cadena y los producían los mismos, así que era más cuestión de encontrar una excusa y de coordinar las agendas de todos los implicados. 'CSI', de hecho, llegó a hacer viajar a Ray Langston, el personaje de Laurence Fishburne en el 'CSI' de Las Vegas, a Miami y a Nueva York investigando una trama de trata de blancas. Pero también tuvo otro crossover, que es un poco más complicado de hacer, con otra serie fuera de su franquicia, pero dentro del mismo canal. Fue con "Sin rastro", cuando Grissom aún andaba por allí, y el contraste entre él y el agente del FBI Jack Malone imbuía a los dos episodios de un tono humorístico un poco más ligero.

Porque en estos casos, los crossovers no se ciñen a una sola serie, sino que se trasladan a todas las implicadas. Con los procedimentales, se puede hacer arrancando un caso en uno de los títulos y solucionándolo en el otro, que es el esquema que siguió, por ejemplo, "Turno de guardia" con "Urgencias" y el que siguen habitualmente "Arrow" y "The Flash" (pero no "Legends of tomorrow"). Incluso "Chicago PD" y "Ley y orden: UVE" utilizaron esa excusa en febrero (un crossover, por cierto, que estuvo a punto de implicar también a "Chicago Med" y "Chicago Fire"). En todos estos casos, hablamos de series que se emiten en la misma cadena y que hasta pueden llegar a compartir día de emisión. ¿Pero qué pasa si los títulos que pretenden cruzarse pertenecen a canales diferentes?

Es conocida la anécdota de que, durante un tiempo, Chris Carter y David E. Kelley trabajaron en un crossover entre "Expediente X" y "Picket Fences" que no salió porque CBS (la cadena que emitía la segunda serie) no dio luz verde para ello, pero es que el segundo sí consiguió traslados de personajes entre series y canales con las interacciones que se daban, de vez en cuando, entre "El abogado" (en ABC) y "Ally McBeal" (en FOX). El ejemplo de Kelley es más parecido al de "Supergirl" (en CBS) y "The Flash" (en The CW), aunque aquí sólo habrá un capítulo en la primera, y no tendrá continuación directa en la segunda. Que es también lo que ocurrió entre "Padre de familia" y "Los Simpson", que era un crossover que se estaba deseando ver sólo por las incesantes comparaciones que la primera ha recibido siempre con la segunda. Ya sabéis, porque todo en esta vida lo hicieron antes "Los Simpson".
Publicar un comentario en la entrada