21 abril 2016

Cat Grant es la jefa


Es curioso, a veces, ver la experiencia profesional previa de los responsables de algunas series. En el caso de "Supergirl", uno de sus creadores, Andrew Kreisberg, había alternado dramas con toques cómicos, como "Boston Legal" y "Eli Stone", con series animadas de superhéroes (y "The Clone Wars"), "Fringe" y "Warehouse 13" antes de recalar en el Berlantiverso superheroico de DC/Warner. Mientras tanto, su showrunner, Ali Adler, tenía una amplia experiencia en sitcoms de media hora y en series de género como "Chuck" y "No ordinary family" antes de acabar en "Glee" y co-creando "The new normal" con Ryan Murphy. Hay más guionistas involucrados en la serie, pero los currículum de sus dos principales responsables ya dan un poco una idea de por qué hay cosas en "Supergirl" que funcionan muy bien, y otras que todavía necesitan mejorar. La entrevista que el podcast The Writers Panel le hace a Adler es muy interesante porque permite ver los cimientos de la serie y, sobre todo, ayuda a que entendamos mejor por qué Cat Grant casi le roba el protagonismo a Kara Danvers.

Decimos "casi" porque lo mejor que le pudo pasar a "Supergirl" fue fichar a Melissa Benoist como protagonista, pero es indudable que es Cat el verdadero personaje revelación. O deberíamos decir que es la relación de Cat con Kara lo que ha ayudado a sacar a flote los episodios más flojos de la primera temporada. No es extraño que hayan salido shippers de estas dos mujeres (aunque también es verdad que esos fans necesitan muy poco para shippear a una pareja) porque la serie se ha tomado su dinámica como una parte fundamental. Adler decía, en la entrevista antes mencionada, que "Supergirl" es un drama familiar, una comedia en una oficina y una serie de superhéroes en un único envoltorio, y es curioso que los tres secundarios que mejor han funcionado en la temporada (Alex, Hank y Cat) estén más encuadrados en los dos primeros apartados. La relación paternofilial que ha ido desarrollándose entre Hank Henshaw y las hermanas Danvers ha sido interesante, pero es verdad que Calista Flockhart y su retrato de Cat Grant era difícil de batir.

Se notaba que la actriz estaba disfrutando enormemente con los one-liners de Cat, con su falta de paciencia con sus empleados y con su seguridad de que está en la cima porque ha trabajado muy duro por ello y lo merece, pero también le ha conferido cierto aire vulnerable, más humano, conforme la veíamos interactuar más tanto con Kara como con su alter ego superheroico. Los guionistas han mimado a Cat no sólo dándole las mejores frases, sino llevándola un poco más allá del arquetipo de Miranda Priestley, o Katharine Parker, permitiendo que veamos cómo decide asumir el rol de mentora para Kara. Es su Jack Donaghy, por utilizar una comparación más seriéfila, y ambas están desarrollando una amistad muy del estilo del propio Donaghy y Liz Lemon. Cat y CatCo representan para Kara un ancla, una constante a la que agarrarse si su vida superheroica se vuelve demasiado loca. Y para "Supergirl" es igualmente importante. Casi el momento del final al que la serie más relevancia es a ese "momento del final de Armas de Mujer" de Kara.

Si "Supergirl" ha podido sostener una temporada llena de altibajos, ha sido gracias al personaje de Calista Flockhart y al enorme entusiasmo transmitido por Melissa Benoist. "The Flash" aguantó también sus primeros capítulos por la energía de Grant Gustin, y las piezas para que haya una segunda temporada más cohesionada, si CBS se la concede, están ahí. Ya merecerá la pena sólo por ver cómo evoluciona la relación entre Cat y Kara, ahora que sus posiciones laborales son un poco distintas, y por comprobar cómo Adler y compañía siguen explorando la relación fraternal entre Kara y Alex Danvers. Son los viajes de sus personajes, y su sentido del humor, lo que le ha dado su personalidad a "Supergirl", más que la acción o el nivel de sus villanos (uno de sus puntos débiles más claros), y lo que hará que se la eche mucho de menos si, al final, no sobrevive a esta temporada. CBS no puede quedarse sin Cat Grant.
Publicar un comentario en la entrada