01 abril 2016

El Lado Oscuro de Ezra


Las diferentes trilogías de "Star Wars" siempre han girado en torno al aprendizaje de su protagonista de cómo debe controlar el gran poder que hay en su interior. Anakin en las precuelas, Luke en las películas originales, Rey en la nueva trilogía y, en "Star Wars Rebels", Ezra Bridger, el joven con el que arranca la serie. Todos ellos descubren que poseen el don de la Fuerza, un don que les permite conectarse con otros seres vivos y tener una percepción del mundo mucho mayor que la que dan los sentidos tradicionales, y todos tienen que aprender a utilizarla y a darse cuenta de que tiene un lado peligroso. Como se ha repetido hasta la saciedad en todos los reboots de Spider-Man, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. ¿Lo utilizarás para ayudar a los demás, o para tus propios intereses egoístas?

La segunda temporada de "Star Wars Rebels", que acaba de finalizar en Disney XD, se ha adentrado un poco más en las tentaciones del Lado Oscuro a través del proceso de maduración y aprendizaje de Ezra. Todos conocemos la historia de los Skywalker, de cómo, enfrentados a la misma decisión, padre e hijo optan por caminos diferentes. ¿Qué hará Ezra cuando se le presente esa misma situación? La ira, el odio, la agresividad son el camino más seguro hacia el Lado Oscuro, como bien decía Yoda, y a veces hace falta crecer y dejar pasar el tiempo para no dejarse consumir por esos sentimientos, y a veces es necesario algo más. Para un joven tan impulsivo como Ezra, y todavía con el recuerdo muy fresco de cómo el Imperio acabó con su familia, no va a ser fácil resistir la tentación del camino más rápido para vengarse.

Ezra es uno de los personajes que más ha evolucionado en la serie. Del chaval un poco infantiloide e irritante del inicio ha pasado a ser alguien más soportable. Cuando se comporta de manera frustrante, como en esas decisiones que toma sin pensar en el final de la segunda temporada, es más fácil entender por qué lo hace. Quiere respuestas, quiere encontrar algo que le permita luchar contra los Inquisidores y que ayude a la Alianza Rebelde a pelear contra el Imperio, pero no tiene paciencia y, como hará Luke más adelante, quiere ser el primero en esa pelea sin haber completado su entrenamiento ni ser consciente de su propio poder. Las dos veces que Ezra se ha dejado tentar por el Lado Oscuro ha sido capaz de convocar a un terrible monstruo y de abrir las puertas de un templo olvidado por el tiempo. Y esa tentación se va a hacer cada vez más fuerte.

Como ya hicieron con "The Clone Wars", los responsables de "Star Wars Rebels" están dándole un tono poco más serio según pasan los capítulos. Tienen que dárselo, porque todos sabemos hacia dónde se encamina su historia, situada algunos años antes del episodio IV. Los Jedi son más material de cuentos de hadas entonces, y el Imperio actúa con impunidad y crueldad. A la tripulación de la Ghost le espera, con toda probabilidad, una tercera temporada llena de desafíos.
Publicar un comentario en la entrada