11 abril 2016

¿Se puede cambiar la Historia?


"El tiempo es el que es". Es casi lo primero que Salvador le dice a Julián cuando le explica el funcionamiento de "El Ministerio del Tiempo": su misión es preservar la Historia. Sin embargo, lo más habitual es que los viajeros temporales busquen exactamente lo contrario; cambiar algo en el pasado para que su presente sea mejor. Es lo que pretendían los terroristas de "Continuum", es la razón por la que viaja a 1960 el protagonista de "22/11/63", y es la misión que Claire decide asumir cuando Jaime y ella se ven forzados a huir a Francia, en el principio de la segunda temporada de "Outlander". Cuando ella, una mujer de 1945, aparece de repente en 1743, sabe que los highlanders escoceses que la rodean serán derrotados y humillados por el ejército británico dos años más tarde, en una batalla de Culloden que certificó el final de su cultura.

¿Pueden sus conocimientos del futuro y su amor por Jaime obrar el milagro y cambiar la Historia? Aquí no hay consideraciones históricas, valga la redundancia, ni éticas. Claire se mueve un poco como si fuera Lola Mendieta; ve algo que le parece injusto e intenta evitarlo. ¿Pero sufrirá las consecuencias que sufre James Franco cada vez que se acerca a un evento que podría ayudarle a impedir el asesinato de Kennedy? ¿Contraatacará el pasado? ¿Se resiste la Historia a ser alterada? El primer episodio de la segunda temporada de "Outlander" ofrece una pista al respecto (que no vamos a desvelar), una pista que, en realidad, no es lo que más le interesa a la serie. No es lo que constituye su centro, su corazón.

Diana Gabaldon explicaba en su momento que, cuando escribió "Forastera", el primer libro de la saga en la que se basa "Outlander", su editor le propuso una elección: podían publicarlo como ciencia ficción, y vender 5.000 copias, o hacerlo como novela romántica y vender cinco millones. El resto es historia, que se suele decir, pero la verdad es que, aunque sea la relación entre Jaime y Claire lo que ocupe la mayor parte de la atención, es la propia evolución de su protagonista femenina lo importante. Y en esa evolución entra en juego su condición de mujer del siglo XX (incluso aunque sea aún la primera mitad del siglo) en unos entornos del siglo XVIII que están dominados por códigos que le son totalmente extraños.

Va a ser más interesante ver cómo Jaime, Claire y Murtagh se manejan en las intrigas a media voz y las indirectas de la aristocracia francesa de la época que si, realmente, tienen la capacidad de cambiar la Historia de Escocia. Porque no nos engañemos, todos nos imaginamos cómo va a acabar esa pretensión. Sin embargo, lo que los personajes sí pueden alterar es su historia personal, su propio camino como personas. Claire todavía la alianza de su matrimonio con Frank, pero es por Jaime por qquien está haciendo todas estas cposas, por quien emprende esta nueva aventura en Francia. El plano personal es donde está el interés en "Outlander".
Publicar un comentario en la entrada