13 abril 2016

El día del beso


Parece que hay días mundiales, nacionales e internacionales para todo, ¿no? Hoy, por ejemplo, es el Día Internacional del Beso, y es inevitable que surjan las listas de los mejores besos del cine, o de la televisión, o los besos más históricos, o más románticos, lo que se os ocurra. Los besos pueden ser una culminación muy relevante de años y años de tensión sexual no resuelta, o representar un momento emocional o, incluso, reflejar una realidad social que la sociedad no está acostumbrada a ver televisada para todo el país. Ya hemos comentado en otras ocasiones que las series, en este caso, no se producen en una burbuja y que las circunstancias sociales de su época las permean de un modo u otro, y la utilización de algunos besos entra de lleno en ese comentario social que puede hacerse, incluso de una manera no premeditada.

Las fotos de arriba representan 48 años de historia de la ficción estadounidense. La de la izquierda corresponde a "Star Trek" y al primer beso interracial de la televisión de ese país, en 1968, un beso que tiene lugar porque tanto Uhura como Kirk están siendo controlados telepáticamente por una malvada raza alienígena. La foto de la derecha corresponde a "Supergirl" y culmina la tensión romántica entre Kara y James Olsen sin que haya manipulación mental de por medio (más o menos). No es un momento importante para la serie (más allá de esa culminación), y aunque ya casi nadie vaya escandalizarse por ver a un hombre negro besar a una mujer blanca, sigue siendo una visión poco habitual. Un artículo de The Guardian sobre el verdadero primer beso interracial de la televisión (en una obra teatral filmada, emitida en el Reino Unido en 1962) explicaba justo lo raro que es ver algo así en las series actuales, referido a una pareja entre una persona blanca y la otra, negra.

Los besos de ficción pueden ayudar enormemente a visibilizar y normalizar comportamientos. Cuando Ellen DeGeneres besó a Laura Dern en "Ellen", en 1997, no era el primer beso lésbico de la televisión estadounidense (ese honor le correspondió, seis años antes, a "La ley de Los Ángeles"), pero fue probablemente el que provocó una reacción más enconada y controvertida. Cuando Piper y Alex se besan en la ducha en el piloto de "Orange is the new black", más una década después, a nadie le parece ya un escándalo. Se comprende que "Modern family" fuera muy criticada porque Mitchell y Cameron nunca se besaran, pese a ser una pareja ya muy asentada a la que veíamos en la intimidad de su hogar, y se entiende la larga lista de artículos que fomentó aquel beso entre Jack y Ethan en "Dawson crece".

En el mundo real hay parejas interraciales, del mismo sexo, y mostrarlas en pantalla no sólo ayuda a que la sociedad mayoritaria las acepte, sino a que llegue un momento en el que a nadie le parezca algo extraño. Un beso en la televisión española como el de Maca y Rizos en "Vis a vis" permite ir dando pasos hacia una normalización y una mayor aceptación de esas parejas que son tan normales como las de un hombre y una mujer blancos. Puede no ser más que un beso en la serie, pero para los espectadores (que forman parte de una sociedad que tiene sus prejuicios y sus comportamientos discriminatorios) puede representar un momento significativo.
Publicar un comentario en la entrada