26 abril 2016

Kimmy, la rara avis


"Unbreakable Kimmy Schmidt" era una comedia de network que acabó en Netflix porque ya no encajaba en la parrilla de la NBC. Con toda la temporada grabada y lista para su emisión en midseason, la cadena se dio cuenta de que el optimismo a prueba de bombas, el colorido brillante, las absurdeces y las referencias culturales no cuadraban ya con su estrategia de atrapar a la audiencia con "The Voice" y sucedáneos de "The Blacklist", y optó por verndérsela a Netflix. Allí, la serie fue renovada automáticamente por una segunda temporada y tuvo la posibilidad de sobrevivir mucho más de lo que lo habría hecho en su hogar original, pero eso no quiere decir que no sea también una rareza entre las comedias de la plataforma de streaming.

El humor de Tina Fey y Robert Carlock, sus dos creadores, es mucho más "Saturday Night Live" que "Girls". El ADN de "30 Rock" está por todas partes, sobre todo en la construcción de los episodios acumulando chiste tras chiste, y lo único diferente es que tiene una protagonista central a la que la serie trata un poco mejor que a Liz Lemon. Kimmy hace muchas cosas locas y sin sentido, pero todo acaba saliendo bien, y el enorme entusiasmo de Ellie Kemper se transmite a todas las partes de la comedia. Pero eso también la hace destacar en Netflix. No se parece a ninguna de las otras comedias de producción propia de la plataforma, que oscilan entre la sitcom tradicional, tipo "Madres forzosas" y "The ranch", y la propuesta más de autor e indie, de "Master of none" a "Love". Netflix quiere llegar a todos los públicos que están suscritos a ella, así que ese gran abanico de opciones es bastante comprensible.

Pero sigue resultando curioso que "Unbreakable Kimmy Schmidt", que continúa siendo en el fondo una comedia de NBC en su segunda temporada, destaque tanto entre ellas. No tiene las pretensiones artísticas de "Flaked" ni va tan descaradamente a por los espectadores nostálgicos de los 90 como "Madres forzosas", pero su apuesta por el gag es aún tan rara avis como lo era cuando "30 Rock" estaba en emisión. Kimmy quiere hacerte reír todo lo que puedas, y aunque de vez en cuando cuela alguna crítica a aspectos de actualidad, ése es su principal objetivo. El humor no viene por las situaciones, ni porque los personajes estén atravesando crisis vitales, y es bastante más absurdo que en las series multicámara.

Y no hay ninguna otra comedia que siga su estela en Netflix (en su catálogo de producción propia, queremos decir).
Publicar un comentario en la entrada