08 abril 2016

'Star Wars' es de las mujeres


Cuando se estrenó "Star Wars. El despertar de la Fuerza", ya comentamos que donde se notaba, principalmente, la mano de su director y co-guionista, J.J. Abrams, era en el hecho de que su gran protagonista era una mujer (y se había elegido a una actriz desconocida para interpretarla). La relevancia de Rey en la trama se ocultó en la promoción previa todo lo que se pudo, para preservar las sorpresas cuando se estrenara finalmente la película, pereo eso no evitó las controversias por la falta de representación de Rey en el merchandising de la cinta y, por supuesto, también empezó a enseñar la cabeza ese feo fantasma de la misoginia que asoma la cabeza por internet en cuanto hay mujeres al frente de alguna gran franquicia cinematográfica o de videojuegos. Es decir, en cuanto alguien reconoce que a las chicas también nos pueden gustar los MMORPG y la ciencia ficción.

Hasta ahora, no obstante, Rey parecía estar sola en el universo de "Star Wars". De todas las cosas que Disney está haciendo en él, sabemos que hay en marcha una película sobre la juventud de Han Solo y en Disney XD está la serie "Star Wars Rebels", cuyo protagonista es un joven aprendiz de jedi. Y, por supuesto, es la trilogía "madre", y nos faltaba por ver cómo iba a lanzarse esa serie de películas de "antología", historias ambientadas en el mundo de "Star Wars" pero que cuentan cosas que no están relacionadas directamente con la línea argumental principal. La primera de ellas es "Rogue One", cuenta la misión para robar los planos de la Estrella de la Muerte (algo crucial para que Luke pueda destruirla en el episodio IV) y se estrena el 16 de diciembre. Y el primer trailer que se ha visto de ella ha causado mucho revuelo por las razones incorrectas.

¿Incorrectas? En concreto, quejarse de que, de nuevo, tenemos a una protagonista femenina en su centro, Jyn Erso, a la que da vida una actriz ya más famosa como Felicity Jones. Es preferible no reproducir esos comentarios y resumirlos en "¿dos películas seguidas de "Star Wars" con una mujer de proptagonista? ¿Qué tipo de moda progre de mierda hollywoodiense es ésta?" Más o menos. Se pasa por alto que la película se presenta como una de aquellas cintas de misiones imposibles en la Segunda Guerra Mundial, tipo "Los cañones de Navarone" o, si me apuráis, hasta "Doce del patíbulo". Se elige a un soldado (una soldado, en este caso) con recursos y capaz de sacar adelante una misión así, tras las líneas enemigas, aunque sea un poco rebelde, se lo rodea de compañeros heterogéneos y capaces y voilà, ya está lista la aventura.

Dejando de lado que Jyn Erso transmite cierto aire a lo Kara "Starbuck" Thrace que puede ser muy interesante, parece que, con estos movimientos, "Star Wars" se suma a un movimiento que lleva mostrando su fuerza en la televisión desde hace unos años, y que pone a mujeres en el centro de historias de acción, ciencia ficción o misterio. De Sarah Manning en "Orphan Black" a Carrie Mathison en "Homeland" (por no remontarnos hasta "Alias"), pasando por superheroínas como "Jessica Jones" y "Supergirl", en las series nadie ve como algo raro que haya una protagonista central capaz de "patear culos" y de ser la jefa en una misión de combate. Tener una mujer en el centro de este tipo de series da, a veces, otros matices y nuevas facetas a historias que, si no, podrían estar más que vistas, pero el cine se resiste a dar ese paso.

El temor a esos trolls interneteriles parece seguir moviendo muchas de las decisiones de los grandes estudios de Hollywood, que siguen dirigiéndose a ese público de chicos adolescentes que va en masa el primer fin de semana a ver sus grandes blockbusters. Pero si éstos quieren de verdad batir récords, tienen que atraer a una audiencia mayor. Las chicas frikis no son un animal mitológico, existen. En este sentido, puede resultar útil recordar lo que contaban los creadores de "The legend of Korra" cuando le presentaron el proyecto a Nickelodeon. Su protagonista es una chica, una adolescente poderosa, pero impulsiva, y los ejecutivos de la cadena tenían miedo de que, justo por ser una chica, su público más común (chicos pre-adolescentes) no quisiera verla. En los visionados de prueba del primer capítulo, todos esos chavales contestaban lo mismo al cuestionario que tenían que rellenar después: les daba igual que fuera una chica. Korra molaba, y ya. No todo está perdido.
Publicar un comentario en la entrada