09 octubre 2011

El purgatorio de Jenna y Tessa

Comedias de adolescentes con chicas demasiado inteligentes para su entorno hay muchas. Es un subgénero muy clásico siempre que se quiere hacer sátira del instituto y usar su statu quo social para comentar otras cosas sobre la sociedad en general; al fin y al cabo, las presiones sobre una chica de 16 años dan para mucho más que las que hay sobre los chicos. No es de extrañar que dos de las mejores comedias de estreno esta temporada justo sigan ese esquema y, además, demuestren que tener una protagonista bien elegida ya es tener más de la mitad del camino recorrida, como "Awkward" y "Suburgatory". Las dos series se parecen en más cosas aparte de acertar de pleno situando a Ashley Rickards y Jane Levy al frente de ellas; utilizan una voz en off que nos cuenta lo que piensan tanto Jenna como Tessa, las dos se sienten un poco peces fuera del agua (más la segunda, que se muda forzosamente de Manhattan a un Wisteria Lane del norte del estado de Nueva York), tienen unas némesis que las traen por la calle de la amargura y, por supuesto, moverse por el instituto y, en el caso de Tessa, por el barrio residencial sin caer en las "trampas" que les ponen a cada paso es bastante más complicado de lo que parece.

"Suburgatory" sólo lleva dos episodios, pero apunta maneras. Es cierto que la crítica a ese tipo de vida tan yanqui de los suburbs no es original, y no hay que irse de su cadena (ABC) para encontrar otros ejemplos como "Mujeres desesperadas". Pero si las cosas se hacen con seguridad y confianza, y con gracia, el factor de originalidad no importa tanto. Incluso teniendo algunos secundarios muy caricaturescos (aunque ver juntos a dos veteranos de "Saturday Night Live" como Ana Gasteyer y Chris Parnell nunca es una pérdida de tiempo), en "Suburgatory" tampoco fuerzan al límite el paralelismo entre el residencial y la "pesadilla placentera" que canta su sintonía. Y eso que resulta muy sencillo que muchos gags vengan por ese lado (de hecho, lo hacen). Por ahora, su sitio entre "The Middle" y "Modern Family" está bien aprovechado con una comedia prometedora.

Y en cuanto a "Awkward", muy probablemente ha sido uno de los mejores del estreno del verano, otra serie que, como "Suburgatory", tiene una "voz", una confianza en lo que es y lo que quiere contar, y que ha ido mostrando otras partes de sus personajes a lo largo de su primera temporada. Parte de madurar es darse cuenta de que la gente no siempre es como aparenta, y Jenna lo va descubriendo poco a poco en Matty y hasta en Sadie, esa animadora mala persona que siempre anima cualquier comedia adolescente que se precie. Los adultos se han mantenido todavía mucho en los arquetipos iniciales, pero esa voz de Jenna ha permitido que las situaciones incómodas de "Awkward" se vean divertidas y hasta, a veces, reales. Como diría Sadie, "you're welcome".

Música de la semana:  Como buena serie de MTV, "Awkward" tiene una banda sonora repleta de grupos emergentes en Estados Unidos y que todos los chicos cool conocen. Además, cada vez que suena una canción en la serie, su título y su grupo aparecen en la parte inferior de la pantalla, para que la promoción de las bandas se haga más efectiva. Uno de esos grupos era The Pains of Being Pure at Heart, aunque ellos no necesitan promoción, y la canción era "Heart in your heartbreak".
Publicar un comentario en la entrada