24 octubre 2011

El caso de las series intercambiadas

Se comentaba hace algunos días en Twitter, y no deja de ser cierto. Las cadenas de cable parecen haber sufrido en las últimas semanas un extraño caso de posesión e intercambio de cuerpos con algunos de sus estrenos y, en concreto, el tema surgió a raíz del debut de "Enlightened" en HBO. Esta comedia, protagonizada por Laura Dern y creada por el muy peculiar Mike White (su currículum en IMDB es realmente sorprendente), sigue a una ejecutiva con tendencias autodestructivas que un día tiene algo así como una epifanía espiritual y decida cambiar. HBO la ha emparejado con "Bored to death", pero quienes la han visto empezar apuntan que es un título que casa poco con la marca de esa cadena, y que parece más una dramedia de 20 minutos de Showtime que una comedia de HBO. De hecho, lo que se apunta es que, si ésta parece estar en el canal "equivocado", también da la sensación de que "Hell on Wheels" (AMC) va más con HBO y que "Homeland" (Showtime) debería estar en AMC.

O, al menos, eso parece gracias a las imágenes de marca que tenemos de esas cadenas hasta ahora. Esas construcciones resultan fundamentales para ellas. Les sirven para diferenciarse de sus competidoras, para dirigirse a un sector del público que les interesa atraer (ya sea en forma de abonados o de audiencia en el sentido más tradicional, asociada a la publicidad), y se hacen utilizando como ladrillos las obras de ficción propia. HBO abrió el camino con "Oz", entre otras, y todas quieren seguirlo, mejorarlo y hasta superarlo. Hasta Starz empieza a probar temas distintos con el estreno de "Boss" (drama con Kelsey Grammer que ya estaba renovado por una segunda temporada antes de que se estrenara la primera).

Todo este juego de trileros tiene, en realidad, una explicación bastante más prosaica de lo que pueda parecer, por lo menos en un par de casos. Showtime, por ejemplo, tiene nuevo presidente, y éste quiere ampliar la imagen más transgresora, si podemos decirlo así, de la cadena hacia otras cosas menos directas y más sutiles. HBO está resurgiendo ahora de un periodo en el que no conseguía reclamar el trono que había perdido con el final de "Los Sorprano" y, para ello, está atreviéndose también con otras cosas que antes no tenían cabida en ella (sin ir más lejos, "True Blood" y "Juego de tronos"), y AMC siempre se ha mirado en el espejo de HBO para ir labrando a partir de ahí su propio camino. A veces, los espectadores encuentran demasiado pronto la bolita debajo de los vasos y el juego acaba antes de tiempo. Las cadenas esperan, por supuesto, que el truco les funcione.

Música de la semana: Como estos últimos días he estado por tierras irlandesas, esta selección va a resultar un poco inevitable. Primero, porque es muy difícil que, si vais a algçun que otro pub con música en directo, no escuchéis varias veces en la misma noche canciones tradicionales como "Whiskey in the jar". Y segundo, porque de esa canción, la versión más conocida bien puede ser la que Thin Lizzy hizo en los 70, y que terminó sonando en la película "En el nombre del padre".
Publicar un comentario en la entrada