17 abril 2012

La montaña rusa del hype

¿Queda alguien por la blogosfera que no sepa lo que es "Girls"? La nueva comedia de HBO lleva recibiendo una atención constante, hasta el punto de la saturación, en todos los medios especializados estadounidenses, sobre todo desde su preestreno en el festival SXSW de Austin, a mediados de marzo, cuando faltaba aún casi un mes para su debut oficial en televisión. No ha habido día en el que no hayamos leído un perfil o una entrevista con su creadora, Lena Dunham, o que algún crítico no haya ofrecido una primera opinión sobre la serie, o que algún otro no haya puesto de manifiesto no sólo las inevitables comparaciones con "Sexo en Nueva York", sino el pedigrí de algunos de los implicados; desde los padres de Allison Williams (Brian) o Zosia Mamet (David), a la producción de Judd Apatow o al hecho de que Dunham sea, podemos decir, una chica bien educada que ha crecido en un ambiente artístico en Nueva York, y que antes de los 25 ya había rodado dos películas.

Una de ellas, "Tiny furniture", adquirió cierta relevancia en 2010 entre los circuitos indies (incluido, precisamente, el SXSW), así que no es de extrañar que el hype alrededor de "Girls" se haya disparado hasta unos niveles más comparables a los de "Mad Men", lo que la expone a que vaya a encontrarse también con un sector crítico y del público ya predispuesto contra ella. Como reza ese viejo dicho periodístico, el exceso de información también es desinformación, y tanta adoración incondicional hacia la comedia antes de su estreno va a conllevar un backlash probablemente más duro de lo habitual, y centrado especialmente en el sentimiento de que puede ser demasiado elitista y blanca (en el sentido de que casi no haya hueco para personajes de otras razas). Por lo que se puede leer por ahí, parece que "Girls" va a ser, en este caso, el extremo de "2 Broke Girls", y que se le va a criticar bastante por centrarse en jóvenes de buenas familias que no saben qué hacer con sus vidas. Problemas del Primer Mundo, que se dice.

Sin haber visto el primer episodio no se puede opinar si todo esto está justificado o no, pero sí se puede pensar que tanta sobreexposición nunca es buena. HBO es experta en generar hype para sus series, pero del mismo modo que puede elevar la expectación entre los fans, puede llevar a que las series sean masacradas sin piedad a la mínima oportunidad por sus detractores. Se termina creando un aura de inacesibilidad, de que esas series tan idolatradas por los críticos sólo son para un club  exclusivo y minoritario y que no acepta a "chusma" que no tiene paciencia para aguantar más allá del quinto episodio de "The Wire". El hype excesivo puede crear esa burbuja y, al final, conseguir lo contrario de lo que se proponía, y espantar a posibles espectadores de la serie. ¿Puede ocurrirle a "Girls" algo así? Sus audiencias no han sido destacables en su estreno, quedándose por debajo del millón de espectadores, y al hype previo a su debut le va a seguir el inevitable backlash posterior a  él. ¿Sobrevivirá a esta montaña rusa?
Publicar un comentario