16 abril 2012

Las canciones de Tom y Julia

Una de las modas de la temporada es comparar "Glee" y "Smash"; que si una es más para adultos, que si la otra tiene, cuando quiere, más mala leche, que si tener canciones originales da un plus, que si bla, bla, bla. No creo que sea justo para ninguna utilizar la otra para, básicamente, destrozarla; cada una tiene que responder por sus propios aciertos y errores, de los que sólo tienen la culpa ellas, y no cualquier otra serie que se parezca a ellas. Sólo "Smash" es responsable de que las tramas amorosas no pasen de un culebrón muy light (aunque no esperaba que Ivy y Derek aguantaran tanto), de que haya personajes muy mal perfilados, como el hijo de Julia, y de que otros, que deberían ser los protagonistas, naveguen un poco en tierra de nadie, como la misma Karen, y de que muchas veces tengan siempre un pie más allá de la línea que separa lo ridículo de lo emocionante. Los entresijos del montaje del musical siguen siendo su punto fuerte, aunque continúa siendo todo bastante previsible, pero sí hay que reconocer que, al menos, tienen una pareja interesante en la que forman los dos compositores del musical, Julia Houston y Tom Levitt.

Desde el mismo piloto, Debra Messing y Christian Borle desarrollan una gran química que realmente nos hace creer que llevan una década trabajando juntos, y todo lo irritante que Julia puede ser en sus tramas familiares, deja de serlo con Tom. Éste, además, lleva un poco el humor sarcástico de la serie (que a veces tiene momentos muy cómicos, como el anuncio de zumo de naranja que graba Karen en un estudio que debe parecerse mucho a parte de los de "Once upon a time") y suele ser también el más humano, en el sentido de preocuparse un poco más por la gente que está haciendo el musical con él, y no sólo por el producto final. Julia y Tom son los más entretenidos de ver de "Smash", y yo hasta diría que Borle es la verdadera revelación de la serie.

Y una cosa curiosa que ha pasado en los últimos episodios es que Derek, el director que en teoría debería caernos mal porque puede ser bastante tirano, está resultando ser más interesante de lo que parecía. Entre su relación con las dos aspirantes a Marilyn, su tensa historia pasada con Tom, sus tira y afloja con Eileen y sus modales dirigiendo la puesta en escena, se ha convertido en uno de los personajes mejor llevados de la serie. Hasta se le acaba pillando un poco el punto a Ellis porque es un malo de culebrón que luego abarca más de lo que aprieta y se lleva alguna que otra reprimenda (aunque confieso que espero que alguien lo ponga de verdad en su lugar). El tono ligero es la tónica de "Smash", y a pesar de que se ve venir a la legua, confieso que, con la aparición de Uma Thurman, sí que no sé cómo va a acabar la historia de Ivy y Karen en el musical. Los siguientes episodios no han sido todo lo que prometía el piloto, pero tienen sus momentos. Y yo vería sólo un spin off de Tom y Julia componiendo nuevas canciones.

P.D.: Como indicaba Sonia Blanco esta mañana en Twitter, la NBC está subiendo al canal oficial de YouTube de la serie las canciones que suenan en los capítulos, muy poco después de que éstos se emitan. Lo que sube son, en su mayoría, las versiones que se escuchan durante el episodio, y deja las versiones "buenas", como quien dice, para su venta en iTunes y para el disco que saldrá en mayo. Yo confieso que mi favorita, por ahora, es "Let's be bad", que podría ser ser perfectamente el showstopper del musical. Siguiendo con la comparación con "Glee" que hacíamos al principio, es el equivalente a "Don't rain on my parade".
Publicar un comentario