01 abril 2012

La comedia que NBC no quiere que veas

 A veces, las cadenas piden más series que huecos tienen en sus parrillas. Muchas de ellas se dejan para midseason o para sustituir series que fracasan, y las expectativas de supervivencia de esos "reemplazos" nunca son especialmente altas. Algunos son la excepción que confirma la regla, como "Anatomía de Grey", cuya primera temporada sólo tuvo ocho capítulos y se estrenó en la midseason de la temporada 2004/05, pero lo más habitual es que pase lo que le va a pasar a "Bent". Su primera (y probablemente última) temporada se estrenó en la NBC hace sólo un par de semanas, en miércoles (junto con "Whitney" y "Are you there, Chelsea?", lo que no es un bloque fácil para el lanzamiento de una comedia), y la semana que viene ya habrá terminado. La cadena ha emitido sus seis episodios de dos en dos, en un movimiento de "quitémonos esto de encima" más propio de Antena 3 con "24", y que no es del todo justo con la serie.

"Bent" es una clásica comedia romántica con dos protagonistas que se atraen pero que hacen todo lo posible por no ceder a esa atracción. En este caso, ellos son Alex, una abogada con una hija preadolescente cuyo marido está en la cárcel por un delito financiero, y Pete, un albañil ex ludópata que ella contrata para reformar su cocina. Desde el principio, los dos se gustan, pero se dedican a discutir constantemente y, cada vez que Pete intenta convencer a Alex de que ahí hay algo, ella lo descarta y le recuerda que tiene novio. Es una de las premisas más gastadas de la comedia romántica y hace falta una pareja con química para hacerla funcionar y que no recordemos que esto ya lo hemos visto cienes y cienes de veces antes. Amanda Peet y David Walton son entretenidos en esas interacciones y sí, tienen una buena dinámica, aunque yo no diría que haya una química salvaje.

Como todas las comedias, "Bent" es un trabajo en proceso, y aunque más o menos desde el principio sabe cómo va a ser y el tipo de humor que va a utilizar, no sería raro que la temporada termine dejándonos la sensación de que habría estado bien ver cómo habrían evolucionado si hubieran tenido trece episodios en lugar de sólo seis. Charlie, la hija de Alex, es una niña bastante creíble y en absoluto repelente (lo que ya es un triunfo), y el grupo de trabajadores de Pete tiene una simpática dinámica. Hay fallos, claro, cosas que no funcionan y sus momentos humorísticos no son de grandes carcajadas, pero es una lástima que NBC quiera sacudírsela de encima como si fuera una mosca pesada. "Bent", que hace referencia a que casi todos sus personajes están pasando por momentos de sus vidas que no son especialmente buenos, pero de los que están saliendo, es, al menos, entretenida, pero su vida a ser realmente fugaz.

Música de la semana: Esta semana vamos a retroceder hasta mediados de los 90, cuando el brit-pop estaba de moda y salían grupos que aprovechaban su paraguas para hacer alguna cosa un poco diferente, como Ocean Colour Scene, que recientemente se escuchan de fondo en un anuncio de Visa con Usain Bolt. Esa canción es "Hundred mile high city". Ahora, he de confesar que casi termino optando por "Jaan Pehechaan Ho", que se puede escuchar en el último anuncio de Heineken. Ya os dije que es de mis favoritas (es deliciosamente kitsch) desde que vi "Ghost World", ¿no?
Publicar un comentario en la entrada