13 junio 2012

Bailarinas en el Paraíso

Que levante la mano quien no tuviera un claro dejà vú a "Las chicas Gilmore" al ver el piloto de "Bunheads", la serie que Amy Sherman-Palladino ha creado para ABC Family. No es sólo ver cómo su protagonista, Michelle, habla casi igual de rápido que Lorelai, o que se mude a Paradise, un pueblo de California que se podría parecer peligrosamente a Stars Hollow, sino que la banda sonora usa las mismas músicas de guitarra en los comienzos de la escenas y que, claro, está por ahí Kelly Bishop. El mundo de Sherman-Palladino es así, es el mundo de los secundarios excéntricos (aunque en el piloto sólo vemos a Truly, interpretada por Stacie "Mindy Riggins" Oristano), de los diálogos veloces como los de una comedia de los años 40 y de las referencias pop de todo tipo, y de las protagonistas que todavía no han encontrado su lugar en la vida.

Michelle no tiene una hija adolescente, pero se va a convertir en la profesora de danza de cuatro adolescentes menos inteligentes que Rory, pero igualmente con sus inseguridades y sus peculiaridades. Lo bueno que tiene "Bunheads" es que, desde el principio, queda muy claro cómo son los seis personajes principales, y queda claro que Michelle sabe que tiró su vida por la borda y que puede encontrarse ante una gran oportunidad para hacer algo de provecho. A mí no molestó el dejà vú Gilmore y, de hecho, hasta vi algunas cosas diferentes (aparte de ese inesperado giro final). O como dicen en la crítica del Los Ángeles Times, "Bunheads" es más una hija natural, una evolución de "Las chicas Gilmore" que un paso atrás o un autoplagio.

El primer capítulo es divertido, aunque las cuatro chicas están todavía muy encorsetadas en los clichés de "la perfecta amargada", "la imperfecta que ama bailar", "la resignada a no triunfar", etc., y Sutton Foster despliega el encanto suficiente para llevar la serie, además de apuntar a tener una buena dinámica con Kelly Bishop. Desde luego, es muy probable que las representaciones de la escuela de danza se acaben pareciendo mucho a aquellos locos festivales que se sacaban de la manga en Stars Hollow, pero también puede ser que los habitantes de Paradise rebajen un poco el nivel de excentricidad (Truly aún no parece estar igual de tocada del ala que Kirk, por ejemplo).

Una cosa curiosa que ha surgido a raíz del estreno de la serie es, de nuevo, el debate sobre la falta de diversidad racial en la televisión estadounidense. En este caso, saltó por un tuit de Shonda Rhimes, quejándose de que cómo era posible que "Bunheads" no tuviera ni una sola bailarina que no fuera blanca, pero lleva meses dando vueltas por los blogs de televisión yanquies a raíz de "Girls", que debe ser la serie más escrutada y analizada que no se emite en AMC. Lo cierto es que es una cuestión interesante que no da para comentarla en profundidad aquí y ahora, pero creo que muchos de esos comentaristas deberían ver "Doctor Who" para comprobar cómo puede hacerse una serie sin ningún tipo de prejuicio ni complejo.
Publicar un comentario en la entrada