14 junio 2012

La corona de Shakespeare



La BBC ha querido aprovechar la celebración de los Juegos Olímpicos en Londres, en agosto, para lanzar una peculiar olimpiada cultural que celebra, entre otras cosas, la obra y el legado de William Shakespeare. Ese "Shakespeare Unlocked" empezó en marzo, con la emisión de diferentes documentales, y tendrá su plato fuerte, en teoría, en las próximas semanas, cuando BBC 2 estrene las adaptaciones, supervisadas por Sam Mendes, de tres de las obras del Bardo centradas en reyes ingleses: "Ricardo II", "Enrique IV" y "Enrique V". Con ver el trailer de esa serie de adaptaciones, agrupadas bajo el título de "The hollow crown", se aprecia, por lo menos, el poderío actoral que hay en ellas, contando con todo tipo de actores desde Jeremy Irons y Patrick Stewart a Tom Hiddleston, Ben Whishaw o Michelle Dockery, y da la sensación de que va a ser uno de los acontecimientos del verano televisivo.

Para cualquier actor británico, además, estar en una obra de Shakespeare debe ser casi un ritual de iniciación. Hay unos cuantos que empezaron a foguearse con la Royal Shakespeare Company, y otros han participado en todo tipo de adaptaciones al cine y la televisión. Gente como Laurence Olivier y Kenneth Branagh deben su fama a las películas que hicieron de obras shakespearianas ("Hamlet" para Olivier, "Enrique V" para Branagh), y si quieres reconocimiento, participar en una es lo máximo a lo que puedes aspirar. Ian McKellen empezó a llamar la atención de Hollywood en una polémica adaptación al cine de "Ricardo III", y Patrick Stewart era un reconocido intérprete shakespeariano antes de ser el capitán Picard de "Star Trek: La nueva generación". Sobre un montaje de "Ricardo III", por cierto, versa la película con la que Al Pacino debutó en la dirección, "Looking for Richard", que casi es más un documental y que es muy interesante.

De todos estos, no obstante, está claro que el que más fama ha logrado con sus trabajos sobre el Bardo es Branagh, por supuesto, al que siempre se menciona como el heredero de Laurence Olivier (razón por la que su casting en "Mi semana con Marilyn" era un acierto). De aquella inicial "Enrique V", que le reportó varias nominaciones al Oscar, ha pasado luego por una divertida "Mucho ruido y pocas nueces", una monumental "Hamlet" (con una Kate Winslet que estaba muy bien como Ofelia, por cierto), una desaparecibida "Trabajos de amor perdidos" y hasta una pequeña cinta muy independiente sobre una compañía que pretende montar "Hamlet" ("En lo más crudo del crudo invierno"). Por supuesto, ponerse a buscar homenajes, adaptaciones muy libres y parodias de Shakespeare es no acabar en la vida, pero ya que la BBC va a emitir una nueva versión de "Enrique V", justo es recordar ese discurso del día de San Crispín que inspiró el título de la miniserie "Band of brothers": "We few, we happy few, we band of brothers".


Publicar un comentario