15 julio 2013

El mundo no es de los frikis

Uno de los estrenos más esperados del verano era "Pacific Rim", la película kaiju de Guillermo del Toro en la que robots gigantes se enfrentan a monstruos gigantes en la mejor tradición de Godzilla. Ha tenido unas críticas sensacionales en Estados Unidos que destacan que devuelve la diversión a los blockbusters veraniegos de los últimos tiempos, demasiado nolanizados, pero el batacazo que se ha dado en taquilla ante una tontería como "Niños grandes 2" (y "Gru 2") ha llevado a bastantes analistas de la industria hollywoodiense a preguntase si no era demasiado friki para aspirar a tener un primer fin de semana de récord. De hecho, desde abril se sucedían los agoreros que predecían que "Pacific Rim" iba a ser un fracaso porque estaba orientada a un nicho más bien pequeño de espectadores, y las voces pesimistas se hicieron tan frecuentes, que The Beat llegó a preguntarse si es que no había alguien interesado en hundirla antes de su estreno.

Lo curioso de este fracaso en taquilla es que llega en un verano en el que varias apuestas de gran presupuesto de las majors (por encima de los 100 millones de dólares) se han dado una buena torta en la taquilla. "White House down", "After Earth" y "El llanero solitario" (otro "John Carter" para Disney sólo un año después de aquella) casi han hecho que los fracasos de julio hayan hecho olvidar unos mayo y junio en los que Hollywood se frotó las manos con los éxitos de "Monstruos University", "El hombre de acero" y "Star Trek: En la oscuridad", pero con ésta última se da una curiosa circunstancia en España que puede unirla a las cuitas de la cinta de Del Toro. Si a esa se le echa de culpa de ser demasiado de frikis (y de estar promocionada demasiado como un "Transformers" con bichos extraterrestres), algo similar pasa con "Star Trek" en nuestro país, que para gran parte del público tiene unas connotaciones demasiado frikis.

Asumamos que, por mucho que los medios americanos no se cansen de decir que la cultura pop mainstream se ha ido volviendo más friki, no es algo tan mayoritario ni es del todo cierto. Esos frikis que en teoría dominan ahora el mundo son los que adoran "The Big Bang theory" y creen que que una serie haga dos referencias a "Buffy" y una a "El Señor de los Anillos" es de ser muy friki, pero no es cierto. O, al menos, ésa es la percepción que se tiene en España, donde ya eres un friki por reconocer que viste la trilogía original de "La guerra de las galaxias" cuando eras pequeño, y varias veces. Si Sheldon Cooper, y no Bill Haverchuck, por ejemplo, es el epítome de lo friki, podemos hacernos una idea de por qué "Star Trek" no ha funcionado en la taquilla española (además de que estrenarla dos meses más tarde no ha sido, probablemente, la mejor decisión para una película de este estilo).

Como en todo, en esto del frikismo hay un lado mainstream y un lado hardcore minoritario, y parece que "Pacific Rim" ha caído más del segundo que del primero. También es cierto que Internet distorsiona la percepción que podemos tener del público para un determinado producto. El 80% de los blogs y las webs cinéfilas pueden pensar que robots contra monstruos es un evento imprescindible del verano, pero es posible que ellos representen igual el 15% de lo que cree el público general. "Serpientes en el avión" ya ejemplificó muy bien que no hay que fiarse de lo que Internet opine sobre un tema concreto, y mucho menos cuando involucra monstruos, a Samuel L. Jackson o a cualquier cosa que haga J.J. Abrams.
Publicar un comentario en la entrada