22 julio 2013

La convención de las series

Allá por principios de los década de 2000 (o a lo mejor fue antes, pero yo no lo recuerdo), Comic-Con empezó a dejar de ser una convención internacional sobre cómics y a ser "invadida" poco a poco por los grandes estudios de Hollywood. Las películas de superhéroes estaban iniciando su dominio actual entre los blockbusters, así que las majors querían aprovechar la plataforma promocional de Comic-Con para empezar a presentarlas y, por lo menos, para generar algo de curiosidad entre su público potencial. La respuesta de los asistentes a estos proyectos, algunos muy esperados, era tan entusiasta, que Hollywood fue utilizando cada vez más la convención para lanzar las campañas publicitarias de sus grandes películas, algunas con un año de antelación. Probablemente, el punto de saturación llegó con la saga "Crepúsculo", que llenó el primer día de fans histéricas y colas multitudinarias para entrar en el famoso Hall H, la sala más grande, con capacidad para unas 6.500 personas, hasta el año pasado.

Sin embargo, más o menos coincidiendo con la huelga de guionistas de 2007/08 y sus consecuencias de rodajes y estrenos retrasados, los estudios también comenzaron a replantearse su estrategia promocional allí, y hubo algún año en el que su presencia fue más bien testimonial, sujeta a que realmente tuvieran algún título que pudieran llevar allí. Ese momento fue aprovechado por las series de televisión, que ya llevaban un tiempo apareciendo por San Diego, para ir ganando terreno sobre los éxitos que tuvieron en su momento los paneles de "Perdidos", que eran siempre de lo más destacado del evento. Desde hace un par de años, de hecho, da la sensación de que son las series las que suscitan más interés, a no ser que ocurra como este año y tengamos a Warner, Fox y Marvel en dura pugna por ver quién anuncia más cosas sobre las próximas entregas de Superman y Batman, de Spiderman y los X-Men y de los Vengadores y los Guardianes de la Galaxia.

La saga de "Los juegos del hambre" intenta llenar el hueco de "Crepúsculo" en cuanto a fenómeno adolescente, pero no es lo mismo (gracias a Dios), y al final, no es nada raro que entre las listas de los mejores momentos de Comic-Con no se cuelen los paneles de "The Walking Dead", "Juego de tronos" o "Doctor Who" en medio de las películas que aspiran a ser los próximos taquillazos. Cuanto esta tendencia empezó a notarse con más claridad, hace a lo mejor tres o cuatro años, algunos periodistas apuntaron que era lógico que la televisión terminara convirtiéndose en la estrella de Comic-Con porque las series, al igual que los cómics, eran algo que continuaba en el tiempo, lo que facilitaba la fidelización de los seguidores y el interés de éstos por saber qué iba a pasar en la siguiente temporada. De hecho, mientras Hollywood puede preguntarse si merece la pena ir a la convención, las series parecen ni planteárselo, ampliando cada año su presencia y hasta llevando títulos que, a priori, no pegan nada en San Diego, como "Glee" o "Cómo conocí a vuestra madre" (aunque aquí están Dr. Horrible, Willow Rosenberg y la agente de SHIELD Maria Hill).

Para las series, Comic-Con es una gran oportunidad bien para presentarse en sociedad (se proyectan siempre varios pilotos el miércoles, como festividad previa) o bien para generar expectación ante sus nuevas temporadas. Sus fans están más dedicados que los de las películas, en general (y con la excepción de las sagas), justo por esa continuidad durante años y años que crea una relación más íntima, como si dijéramos, y más intensa con el producto, y tal vez este incremento en la participación de las series y en el interés por ellas ha ayudado a que se hagan conocidas otras convenciones que se celebran durante el resto del año lejos de San Diego, como la Comic-Con de Nueva York en octubre, la DragonCon en Atlanta o la WonderCon en San Francisco (además de la sucursal del evento del sur de California en Londres). Todas ellas ayudan a generar una relación con los fans, a cultivarla y, como decía Damon Lindelof en el artículo enlazado antes sobre la importancia de la convención, hasta pueden salvarla de la cancelación. Que se lo digan a "Chuck".

Música de la semana: En Comic-Con se presentaba oficialmente la película de "Veronica Mars", resucitada precisamente gracias a la dedicación, y el dinero, de sus fans vía una campaña de Kickstarter, así que nuestra canción semanal va a ser la que abría sus créditos, "We used to be friends", de The Dandy Warhols (y que se había escuchado antes en "The OC").
Publicar un comentario en la entrada