31 julio 2013

En la sala de guionistas

Los documentales o programas especiales que nos enseñan cómo se crea "la magia", cuál es el proceso creativo detrás de las series más reconocidas, o más de moda, son una constante desde hace unos años, pero a pesar de el gran interés que hay por conocer a los creadores y showrunners detrás de ellos, sigue sin haber demasiados. "America in primetime" fue una iniciativa muy interesante desde el punto de vista histórico, y todavía estamos esperando a que se estrene de algún modo "Showrunners", un documental centrado precisamente en esas figuras. Mientras tanto, en medio de las mesas redondas pre-Emmys de The Hollywood Reporter, de Variety y del Los Angeles Times y de esos especiales genéricos sobre "la segunda edad de oro de las series", encontramos una breve serie de Sundance Channel titulada "The writers' room".

Presentada por Jim Rash (actor en "Community" y ganador de un Oscar por co-escribir el guión de "Los descendientes"), la serie se "mete" en las salas de guionistas de seis programas actuales e cierto renombre ("Breaking Bad", "Parks & recreation", "Dexter", "New Girl", "Juego de tronos" y "American Horror Story") e intenta mostrarnos el germen de la idea de la serie y el modo en el que esa sala trabaja y escribe los guiones. Por ahora, sólo se ha emitido el capítulo dedicado a "Breaking Bad" (muy centrado en su final, claro), y Rash opta por una charla más bien informal entre los ocho guionistas y Bryan Cranston. Cuentan algunos giros de la historia que fueron objeto de muchas discusiones entre ellos, o anécdotas de otros momentos que recuerdan de un modo especial, y no da tiempo a que nos aburramos o que nos saturen de información porque cada episodio dura sólo media hora.

"The writers' room" no pretende mostrar, con todo lujo de detalles y en gran profundidad, cómo funcionan las salas de guionistas de esas series. Su objetivo (o, al menos, lo que parece por el primer capítulo) es ofrecer un vistazo a ese proceso, y un vistazo que sea entretenido y ligero para atraer a un público que no tiene por qué ser del que se ve todos los making offs o se lee todas las entrevistas que dan los showrunners de sus series favoritas. Su público son más los aficionados a esas series y los fans, en general, de la ficción televisiva que no sienten esa compulsión por verse todas las charlas vía Skype de Gold Derby con los posibles candidatos a los Emmy. Rash sigue ese mismo tono ligero que busca no espantar a los espectadores menos "expertos", y quizás encontremos cosas interesantes en los siguientes cinco episodios. El de "Breaking Bad" va más por el camino del recuerdo y la despedida, pero es bastante entretenido.

Si os gustan este tipo de programas, en Hablando de series recogen una entrada de ¡Vaya Tele! en la que se recopilan otras series documentales, y hasta realities, que ofrecen un vistazo a las bambalinas de estas series. Hasta recuerda una cumbre de los realities trash como "Scream queens".
Publicar un comentario