12 enero 2016

La fantasía de MTV


La fantasía épica no ha sido nunca un género demasiado popular en televisión. Tener elfos, magos, criaturas de aspecto malvado y elegidos para derrotar al Mal embarcados en una misión peligrosa resulta difícil de trasladar a la pequeña pantalla por cuestiones presupuestarias, de interés de los canales y del público. Nunca ha sido un género mayoritario, y lo más habitual es que sea descartado como infantil y poco creíble. Las series fantásticas más clásicas, las de espada y brujería, como suele decirse, se orientaban generalmente al cachondeo de "Xena, la princesa guerrera" y el resto de producciones de Sam Raimi en ese terreno, y nunca se le ha prestado demasiada atención fuera de los nichos de fans.

Sin embargo, la trilogía cinematográfica de "El Señor de los Anillos", primero, y "Juego de tronos" en HBO, después, han cambiado por completo la manera en la que se ve la fantasía en la actualidad. Hollywood se ha dado cuenta de que puede ser una máquina de hacer dinero si está bien hecha y engancha a un público más amplio del habitual, y aunque todavía persista cierto prejuicio hacia ella (la propia "Juego de tronos" tarda un poco en abrazar totalmente su género, para no alienar a los espectadores más reacios), los proyectos que se enmarcan en el lado más tolkieniano de la fantasía siguen apareciendo. Y no, no todo el mundo quiere tener la nueva "Juego de tronos". A lo que MTV aspira con "Las crónicas de Shannara" es a tener su "El Señor de los Anillos" juvenil.

De hecho, la saga de libros de Terry Brooks que adapta es una de las más vendedoras del género, por detrás de George R.R. Martin y J.K. Rowling (o eso dice la nota de prensa de TNT, que estrena en España esta serie el jueves por la noche), y ese fandom ya preexistente es una de las razones por las que la cadena se ha aventurado a adentrarse en un género que no había tocado hasta ahora ("Teen wolf" es otra cosa). Lo ha hecho, además, gastándose dinero en conseguir un aspecto realmente impresionante para la serie, aprovechando los paisajes de Nueva Zelanda y tirando de unos efectos especiales de gran nivel, algo que ya no hay que descuidar. Si "Las crónicas de Shannara" alcanza a alguien más que a los fieles de la fantasía, ayudará que no se vea cutre.

¿Y de qué va la serie? De la tradicional lucha del Bien contra el Mal, pero ambientada en una Tierra futura, miles de años después de que la humanidad acabara con su propia civilización. La magia, los trolls, los elfos y los gnomos regresan a primer plano, y con ellos vuelven también unos malvados demonios que están dispuestos a exterminarlos a todos. Ni más, ni menos. El arranque promete dar aventuras con cierto toque MTV (actores jóvenes y guapos, potenciales triángulos amorosos) y recuperar la fantasía épica de toda la vida de los intentos de trascendencia, que no siempre le vienen bien. No todo el mundo puede ser "Juego de tronos", y no pasa nada por ello.
Publicar un comentario en la entrada