25 enero 2016

Toda la conspiración de los expedientes X

"Expediente X" ha vuelto a televisión, 14 años después de que terminara (y ocho después de su segunda incursión en cines), aprovechando esa ola de nostalgia por la cultura popular de la primera mitad de los 90 que nos ha invadido últimamente. Y la propia nostalgia por la serie, que alcanzó su punto más álgido durante las celebraciones del 20º aniversario de su estreno, en 2013, realizadas en la Comic-Con de San Diego y en otros eventos relacionados con la televisión. La fácil dinámica que David Duchovny y Gillian Anderson han desarrollado con el paso del tiempo, las carreras que ellos han forjado lejos de Mulder y Scully y la larga sombra que la serie arroja aún sobre unas cuantas series hicieron que aquella "fiesta" de cumpleaños hiciera pensar que, si volvían cosas como "Hawai Five-0", ¿por qué no podría regresar "Expediente X"?

Los seis episodios de esta nueva entrega empezaron a verse anoche en Estados Unidos (el segundo se emite hoy), mientras FOX España estrenará los dos primeros mañana por la noche, y ante este regreso, ha habido bastantes espectadores que o han refrescado sus conocimientos sobre la serie o se han animado a verla entera (las nueve temporadas originales) para ponerse al día de cara a las nuevas peripecias de Mulder y Scully. Sin embargo, también hay quien puede querer ver este regreso con unas nociones superficiales de lo que era la serie y de la conspiración que los dos agentes del FBI intentaban desvelar. Parece que uno puede lanzarse de cabeza a esta décima temporada sin haber visto gran cosa del resto, pero para los despistados, vamos a  recordar de qué iba la conspiración de "Expediente X", quién era el Fumador y por qué esos casos inexplicables sin resolver eran tan personales para Mulder.

El último episodio de la serie, "The truth", ya resume la mitología de esas nueve temporadas con la excusa de un juicio, así que esto va a ser un recordatorio de puntos que, probablemente, vayan a tener importancia en estos nuevos seis capítulos. Si, por el contrario, preferís una guía de episodios destacables, también podéis encontrarla aquí. Y para los tiquismiquis, si queréis considerar esto spoilers de una serie que tiene más de veinte años, no sigáis leyendo.

Si empezamos desde el principio, "Expediente X" arranca con la llegada de Dana Scully al departamento con ese nombre en el que trabaja Fox Mulder. Él tenía un brillante futuro haciendo perfiles de asesinos, que tiró por la borda para investigar la desaparición de su hermana cuando él era un niño, una desaparición que está convencido que fue obra de alienígenas y que forma parte de una conspiración, urdida por el gobierno de Estados Unidos, para ocultar la existencia de esas criaturas. Scully, por su parte, tiene formación como médico y es asignada a los expedientes X para aportar el punto de vista científico, aunque sus jefes esperan que espíe a Mulder por ellos y que desacredite su trabajo.

Lo que ambos agentes acaban descubriendo es que, efectivamente, hay una conspiración  (dirigida por una organización llamada el Sindicato, y para la que trabaja el misterio Fumador)  que se remonta a 1947 y al famoso accidente de Roswell. Según se va averiguando, el gobierno contactó con una civilización alienígena que llevaba ya bastante tiempo viniendo a la Tierra, y llegó a un acuerdo con ella para facilitar una invasión del planeta en 2012. Para ello, se experimentaba con humanos (los abducidos) y con ADN extraterrestre con la esperanza de crear unos híbridos que pudieran ser la nueva especie del futuro. Mientras investigan todo esto, Scully es abducida y sufre algunos de esos experimentos, que en el caso de las mujeres estaban relacionados con la fertilidad y la posibilidad de gestar uno de esos híbridos.

Pero esos experimentos tenían efectos secundarios en forma de cáncer, que Scully sufre más o menos a la mitad de la serie. Podríamos hablar aquí también del Cáncer Negro, los clones alienígenas con forma humana que vivían en la Tierra o el cazador extraterrestre cambiaformas, pero ya complicamos demasiado la historia, y no son tan fundamentales. Lo que importa de la conspiración es cómo afecta a Mulder y Scully (que es también, probablemente, lo crucial para los nuevos capítulos), cuya tensión sexual no resuelta parece, en realidad, resolverse fuera de cámara en algún punto de la séptima temporada. Al final de ella, Mulder es también abducido y descubrimos que Scully está embarazada. Pero no puede quedarse con su hijo, William, al que tiene que dar en adopción para protegerlo de las personas que quieren hacerse con él, porque creen que es especial.

Desde el final de la serie, la segunda película nos mostró a unos Mulder y Scully en los que el paso del tiempo había hecho mella. Los veíamos juntos, pero fuera del FBI, y las vivencias de aquellos años los habían cambiado. Es de suponer que eso también se aprecie en su vuelta, porque si algo ha sido Chris Carter en este tiempo es coherente con cómo han evolucionado ambos personajes desde 2002, para bien y para mal.
Publicar un comentario en la entrada