26 diciembre 2006

Con Betty llegó la polémica

Es curioso como, en cuestión de minutos, la blogosfera teléfila española se ha hecho eco de la compra por parte de Cuatro de "Ugly Betty", la adaptación estadounidense de "Betty, la fea", y ha analizado este hecho de maneras bastante coincidentes. Desde su nacimiento, en noviembre de 2005, Cuatro se ha ganado cierto respeto por el buen trato que suele dispensar a sus series extranjeras, encabezadas por el exitazo de "House" y el culto generado alrededor de "Roma", así que no es raro que, en cuanto han empezado a circular las noticias de sus adquisiciones para la nueva temporada, los teleadictos hayamos empezado a diseccionar si éstas merecen la pena o no.
Lo cierto es que no es fácil de aventurar. "Ugly Betty" ha sido un éxito sorpresa en EE.UU., donde se emite en la noche más competitiva, los jueves, abriendo el prime-time de la ABC y sin otro programa que le allane el camino. Algo tiene para que los americanos hayan quedado prendados de ella y vaya camino de convertirse en un fenómeno social. Por lo pronto, ya ha logrado atraer la atención del público sobre la obsesión por la imagen de las chicas jóvenes y sobre la inmigración ilegal (el padre de Betty es un sin papeles). También ha conseguido estar muy presente en la temporada de premios, postulándose como favorita para llevarse los Globos de Oro a mejor comedia y mejor actriz de comedia (America Ferrera).

Es probable que todo esto haya movido a los responsables de Cuatro a comprarla, llevándose en el mismo paquete otras tres series de la cadena de Walt Disney, "Brothers & Sisters", "Six degrees" y "Day Break" (estas dos últimas, recientemente canceladas). Quizás vayan a venderla poniendo el énfasis en Betty, en su encanto y su afán por integrarse en un entorno en el que no encaja, en los toques de comedia y en la producción de Salma Hayek más que en la circunstancia de que sea un remake de "Betty, la fea", y tal vez así logren que sea un éxito. Porque no es fácil saber si se han equivocado o no. Dado que no he visto nada de la serie, no puedo juzgar con propiedad, pero así, a priori, puede que no les salga tan mal. O sí, vaya usted a saber. Es cierto que, en un principio, se sale de la línea a la que Cuatro nos tiene acostumbrados, pero quizás Betty tenga un as guardado en la manga. Ya estoy empezando a tener mucha curiosidad por ver a America Ferrera embutida en esos ponchos, con esas gafas y esos correctores dentales.


P.D.:
A todo esto, no me digáis que el póster para el público hispano no es bueno... Qué mala idea.
Publicar un comentario