02 diciembre 2006

¿Qué más puede salir mal?

ALERTA SPOILERS: La segunda temporada de "Prison Break" es el tema central de esta entrada, así que habrá algunos spoilers.

Ése siempre ha sido el leit-motiv que hace avanzar la trama en "Prison Break". ¿Qué partes del plan perfectamente desarrollado por Michael Scofield pueden irse al garete? O mejor, ¿cuáles serán las únicas que funcionen? Porque este hombre se pasa meses pensando un plan para que luego tres desconsiderados se lo tiren por tierra en cuestión de minutos. Ya se veía al final de la primera temporada, y en esta primera mitad de la segunda aún se ha acentuado más.
Claro que, por otro lado, razón tiene Michael en sentirse un poco culpable porque su plan para escapar ha puesto en la calle a T-Bag, que ahora ya ha conseguido encontrar a la mujer que lo denunció y ha ido dejando tras de sí un rastro de cadáveres. Con Tweener fuera de la circulación, y Haywire en paradero desconocido (se supone que rumbo a Holanda), sólo quedan un C-Note que debe ingeniárselas para sacar a su mujer del lío en el que la ha metido y un Sucre perdido en la parte mexicana del desierto de Sonora.
El final antes del hiato invernal deja, además, dos tramas que abren los diez episodios que faltan de una manera que se veía venir prácticamente desde que empezó la temporada. Porque estaba muy claro que el agente Kellerman terminaría uniéndose a Linc y Michael desde el mismo momento en el que le negaron el acceso directo a la presidenta de EE.UU. Así que, movido por la venganza, hemos de suponer que se convertirá en la fuente de información de los hermanos sobre los tejemanejes de la Administración (¿Habrá sobrevivido el agente Mahone al disparo? Seguro).
Y que Sara iba a terminar siendo la clave también se veía venir. Da la sensación de que se van a pasar buscándola lo que quede de temporada, porque ella ya no lleva encima ni teléfono móvil ni documentación que acredite quién es. ¿Cómo se las ingeniará Michael? La telepatía no la domina, que yo sepa. De todos modos, se les va un poco la pinza a los guionistas de esta serie. Con ese afán por no dejar al espectador (ni a los personajes) respirar ni un segundo, acumulan tal serie de acontecimientos que están siempre bordeando el ridículo (y el tiburón). Aún les voy a conceder una medida de gracia.

P.D.: Esto lo vi el otro día en "Surferos TV", el zapping de Cuatro, y he de compartirlo con vosotros. Es la manera definitiva de demostrarle a alguien que está muy gordo, al estilo "Padre de familia".

Publicar un comentario