15 diciembre 2006

Un asesino encantador

David Fisher ha quedado atrás. ¡Viva Dexter! Esto es lo que debe pensar Michael C. Hall, la estrella asbsoluta de esta serie del canal estadounidense Showtime, que creo que terminó su primera temporada la semana pasada, y que se ha ganado un lugar entre las favoritas de bastantes teléfilos. De momento, sólo he visto el piloto, pero tengo mucha curiosidad por seguir viéndola.
La premisa inicial ya es provocativa de por sí. Dexter es un analista de rastros de sangre de la policía de Miami (la misma para la que trabaja Horatio Caine) que, a la vez, es un asesino en serie de criminales que consiguen salirse con la suya. Como buen psicópata de ficción, es muy inteligente y encantador, pero frío y con poco interés por el acercamiento con otras personas, y son sus pensamientos los que nos van guiando a lo largo de la trama. Además, se toma su trabajo muy en serio, como si fuera una obra de arte.
En el piloto se empieza a presentar algo de sus antecedentes familiares, adoptado por un padre policía, y aparece también su némesis, un asesino que desmiembra a mujeres de una manera... digamos que peculiar.
No sólo Michael C. Hall está sensacional, dotando a Dexter de humanidad y haciéndolo a la vez despiadado, sino que en esta serie sí que el escenario cobra protagonismo. Mientras en "CSI: Miami" es todo muy cartón piedra, "Dexter" se zambulle en los colores y los ambientes de Miami como sólo "Corrupción en Miami" lo había hecho, además de contar con un grupo de secundarios muy bien elegido.

P.D.: Hablando de secundarios, los inspectores Flynn y Provenza de "The Closer" son la pareja cómica del año. Ésta es otra serie con unos secundarios muy bien ensamblados con su protagonista principal, que garantizan buenos momentos.
Y siguiendo con los secundarios, buen golpe el del pasado martes en "House", cuando el bueno del doctor le pregunta a Cuddy para qué está sometiéndose a un tratamiento de estimulación hormonal, y ella responde que "a pesar de lo que hayas dicho por el hospital, siempre he sido una mujer". Lisa Edelstein hizo de un transexual algo peculiar en "Ally McBeal".
Publicar un comentario