12 diciembre 2006

De gustos alternativos

Con todo esto de las listas de lo más destacado de 2006, se ha hecho más visible una categoría de comentaristas que van un poco a la contra de todo lo que se incluya en dichas listas (y hasta de las propias listas), opinando que, por ejemplo, las series celebradas como las mejores están de capa caída, no son originales, son directamente malas, y se preguntan cómo alguien en su sano juicio no ha incluido otras en lugar de las seleccionadas. Todos podemos caer en esa categoría de vez en cuando, y dárnoslas de interesantes criticando tal o cual programa, con lo que nos arriesgamos a pecar de esnobs. Y a volvernos también un poquito cargantes.
Empezamos, entonces, a despotricar contra "Perdidos" diciendo que no va a ninguna parte, que no nos dan ninguna respuesta y que los flashbacks sobre el pasado de los personajes son un rollo. O que a "House" se le empieza a ver la trampa, que todos los capítulos son iguales y que el medicucho de marras ya cansa. O que "Heroes" es un refrito de un montón de series, películas y cómics y los personajes no tienen gancho... Sólo por reunir aquí algunas de las críticas rozando lo esnob que he podido leer por ahí. Y digo rozando porque lo que de verdad queda esnob y pedante es soltar, en plena efervescencia del britpop de los 90 y en el momento en el que "The great escape" era uno de los discos de más éxito, que Blur te gustaban cuando nadie los conocía, que a tí te encantaba "Modern life is rubbish" y que se habían vendido al oro de Moscú (no hay tanta diferencia entre un disco y otro, la verdad. El que no se salvaba era "13").
A veces, por intentar parecer originales y alternativos, decimos muchas tonterías. Pues qué queréis que os diga. "Perdidos" nunca fue la salvación de la televisión, ni siquiera en su primera temporada, sino una serie muy bien hecha (en Entertainment Weekly hablan de "El Estancamiento" para explicar su marcha actual y su pérdida de audencia en EE.UU.) que llegó en el momento justo. "House" siempre fue así, desde el episodio piloto. Y claro que "Heroes" no es original. Tampoco "Matrix" (la primera, no mancillemos su nombre con sus olvidables secuelas), pero el quid está en encontrar la mezcla adecuada de todos esos ingredientes. Y en "Heroes" lo han conseguido.
Ninguno estamos en posesión de la verdad. A veces, nos emocionamos con algo y nos dedicamos a pontificar, con todos los riesgos que eso conlleva. No hay nada que reviente más que alguien sentando cátedra, y más si quienes no están de acuerdo con sus opiniones son considerados por esa persona como poco menos que analfabestias. Así que, después de esta diatriba que también se acerca peligrosamente a la línea de lo esnob, he de decir que, como dice Woody Allen en "Scoop", os lo digo desde el fondo de mi corazón y con todo el respeto, porque sois un público maravilloso.

P.D.: De algunas obras susceptibles de esa adoración rayana en lo pijo-alternativo, sólo diré que aún estoy decidiendo si me gustó o no "Rompiendo las olas", y eso que la vi cuando se estrenó en el cine; no termino de encontrarle la gracia a "Studio 60 on the Sunset Strip", aunque creo que Matthew Perry y Bradley Whitford no quedan mal juntos; y aunque "Futurama" es muy divertida, yo siempre seré de "Los Simpson", igual que prefiero "La guerra de las galaxias" a "Star Trek".
Publicar un comentario