11 agosto 2009

El hombre más buscado

Desde el final de la primera temporada, "Burn notice" no ha dejado de crecer. Lo que empezó como una serie de acción que mezclaba "El equipo A" con "MacGyver" y la saga de Jason Bourne ha ido evolucionando hacia algo más interesante y con un estudio más acertado de sus personajes principales, sin perder nunca de vista el entretenimiento veraniego, con explosiones, diálogos irónicos, persecuciones y Bruce Campbell (el hombre es casi un género en sí mismo, qué queréis que os diga). La evolución de la serie se ha dado a la vez que la situación y los objetivos de Michael Westen iban cambiando. Él siempre ha buscado saber quién lo despidió y lo puso en la lista negra y, una vez arreglado en ese punto, de qué manera podría recuperar su antiguo trabajo.

Lo que no sólo le granjea enemigos y suscita el interés de personas que no le convienen, sino que le lleva a enfrentarse, sobre todo, con Fiona. La relación de tira y afloja entre los dos, y cómo la obstinación de Michael por volver a su trabajo de espía la afecta, es el motor de gran parte de las cosas que pasan en el intenso final del tramo de verano de la tercera temporada, una temporada que ha convertido a "Burn notice" en el gran éxito de la cadena USA y en la serie del estío, sin duda, del cable estadounidense, junto con "The Closer" (por audiencia) y "True Blood" (por repercusión). Apoyada en el trabajo milimétrico de su reparto (y en unos estupendos actores invitados, siempre muy bien elegidos), se permite capítulos que manejan muy bien la tensión de las operaciones que Michael, Sam y Fi montan para ayudar a sus clientes o para intentar arreglar la situación de Michael. En éste último aspecto, como indicaban algunas críticas yanquis, igual han pecado de demasiado ambiciosos en esta tercera entrega, pero ése no es un mal pecado en este caso, porque nos ha permitido conocer un poco mejor de lo que Michael es capaz cuando no consigue controlar sus emociones.

Hasta enero no se retomará la temporada, supongo que con todos los personajes más unidos ante la amenaza desconocida que se cierne sobre ellos. La montaña rusa de la relación entre Michael y Fiona seguirá moviendo parte de las tramas, supongo, pero tengo mucha curiosidad por ver cómo retratan a Maddie y Sam, que son muy divertidos de ver juntos. Además, parece que en el primer episodio de esa segunda parte de la temporada tendremos una reunión llegada directamente desde la época dorada de los 80, pues a Sharon Gless se le unirá su compañera en "Cagney y Lacey", Tyne Daly. Ambas actrices se alternaron para ganar el Emmy en su categoría durante seis años consecutivos, un récord aún no superado, así que será interesante verlas de nuevo juntas, más de dos décadas después, de nuevo en televisión.

Música de la semana: Como esta casa está en horario de verano, y "Burn notice" está ambientada y rodada en Miami, nuestra selección musical, un poco tardía, va a ser completamente caribeña: "Bemba colorá", de Celia Cruz.
Publicar un comentario