27 agosto 2009

Viernes de lucha

De repente, la parrilla de los viernes en el otoño yanqui se ha puesto al rojo vivo. De ser el cementerio de las series, ha pasado a ser una noche que, a este paso, va a resultar crítica para ciertos programas y ciertas cadenas. El plácido reinado de la CBS, con "Entre fantasmas" y "Numb3rs" dominando sin problemas sus horarios, puede verse amenazado o, por el contrario, puede servir perfectamente de excusa para cancelar series con las que las cadenas no están muy conformes. El caso es que, de repente, nos encontramos de una noche que parecía aburrida en cuanto a audiencias (una bendición para "Dollhouse", en un principio) a algo que parece la "guerra del jueves" de hace un par de temporadas, cuando la ABC movió "Anatomía de Grey" para hacer frente a la todopoderosa "CSI".

La NBC se ha descolgado con un comunicado que afirma que, para proteger el estreno de la segunda temporada de "Southland" (que va directa a repetir los desvelos pre-cancelación de "Life"), ésta se retrasa un mes, hasta el 23 de octubre. Aprovecharán ese tiempo para promocionarla mejor y huir del debut simultáneo de las nuevas temporadas de "Dollhouse", en Fox, y "Medium", en la CBS, los dos el 25 de septiembre. Sin embargo, hay quien se pregunta si ese supuesto "miedo" por una serie que canceló la NBC y otra cuya supervivencia ha sido la mayor sorpresa de la pasada temporada no ocultará el deseo del canal de potenciar "The Jay Leno Show" usando el informativo "Dateline" de lead-in, y aprovechar sus ganancias en audiencia del viernes para engordar las medias semanales (y maquillar cualquier posible mal dato que surja en su primer mes). Sería un movimiento lógico para una NBC que fía muchas de sus expectativas de éxito a lo que Leno consiga.

Con todo esto, la competencia por la audiencia del viernes se antoja trágica, porque también pelea allí por su supervivencia "Ugly Betty", el patito feo de todas las historias que se están escribiendo sobre el tema. Nadie se acuerda de ella, del mismo modo que todo el mundo da por seguro que la audiencia de "Dollhouse" no va a crecer y que "Medium" se mantendrá en los 6-7 millones de espectadores que tenía en la NBC. En un principio, no son buenos presagios para "Southland", cuya renovación se rumorea que se debe a la negativa de la cadena a quedarse con "Legally mad", la serie de David E. Kelley que también está producida por Warner. Igual que "Chuck", que podría jugar el papel de comodín que tenía antes "Medium", y estrenarse antes de tiempo si algunas de las apuestas del otoño no funcionan.

Pero como decía, estos vaivenes que está sufriendo "Southland" recuerdan demasiado a los de "Life" durante su segunda temporada. La serie va a sufrir alguna remodelación, principalmente dejar de ser tan coral y centrarse más en los personajes de Ben McKenzie y Regina King. Además, pretenden relanzarla con una promoción de estreno de serie nueva, y no de segunda temporada. Lo dicho, "Life 2.0". Y todos sabemos cómo acabó esa historia.
Publicar un comentario