05 agosto 2009

La fórmula USA

Este verano, uno de los temas televisivos en Estados Unidos es el éxito del canal USA. Mientras la NBC, la parte más visible del conglomerado televisivo NBC Universal por su condición de network, no logra salir del hoyo en el que lleva demasiado tiempo metida, los canales de cable se muestran más activos y, en general, más exitosos. Syfy está en pleno cambio de nombre y estrategia para seguir creciendo, Bravo se ha servido de sus realities de cocineros y aspirantes a diseñadores de moda (aunque "Project Runway" se les haya ido a Lifetime) para atraer a la audiencia, y en los últimos meses ha sido USA la que se ha adueñado del panorama catódico en USAmerica. Porque la blogosfera estará como loca diseccionando series de HBO, como "True Blood" y "Hung", y Showtime, como "Weeds" y "Nurse Jackie", pero son las de USA las que se han llevado de calle a la audiencia.

Hasta este verano, "The Closer" (en TNT) era la serie de cable más vista, pero el dúo dinámico de los jueves por la noche en USA ha acabado derrocándola. Siendo justos, las peripecias de Brenda Johnson tienen más espectadores, pero "Burn notice" y "Royal pains" ganan en el tramo de audiencia entre los 18 y los 49 años (en "TV by the numbers" hay una buena explicación de la "obsesión" por ese tramo demográfico). Las tres se mueven entre los 6 y los 7,5 millones de espectadores, unas cifras que ya quisieran para sí algunas de las series de la NBC, y el espía "quemado" de Miami y el médico de los ricos de los Hamptons han terminado por confirmar que el eslógan de la cadena ("Characters welcome") es una fórmula que funciona a la perfección.

Fue "Monk" la serie que puso en el mapa a un canal que había nacido a finales de los 70 y, hasta entonces, no era de los más importantes en el cable. Estrenada en 2002, su mezcla de humor y casos detectivescos, anclada en un personaje central peculiar alrededor del que giran todas las tramas, se convirtió en la más vista del cable en poco tiempo, e impulsó la producción propia en la cadena (aunque "Monk" es, en realidad, de ABC Studios y "Burn notice" está producida por Fox). Si obviamos las incursiones en la ciencia ficción con "Los 4.400" y "La zona muerta", esa fórmula del personaje central fuerte y los toques de comedia se ha convertido en el leit motiv de la cadena y, probablemente, en la razón de su éxito. "Psych" es la que bebe más directamente de las excentricidades de Adrian Monk (y su herencia de Sherlock Holmes) y la que aboga más abiertamente por la comedia, mientras en "Burn notice" se apuesta por la acción y la ironía cool
y en "In plain sight", por el procedimental y un sarcasmo que deriva de la personalidad de Mary Shannon, su protagonista.

Tanto ella como Michael Westen, el propio Monk, Shawn e incluso el doctor Hank Lawson son los motores detrás de sus series, la razón por la que te enganchas a ellas en un principio (aunque de "Royal pains" no he visto ni el piloto, así que no puedo opinar demasiado). Se rodean de unos secundarios con personalidad propia que enriquecen más la serie, y el retrato de su protagonista, y así pueden soportar ellos solos cualquier trama más floja. El buen resultado que esta fórmula le da a USA la ha llevado a renovar para la próxima temporada a todas las series susceptibles de ello (incluyendo "Ley y orden: Acción criminal, que heredó de la NBC, y esta renovación en masa es algo inaudito en la televisión yanqui), y todavía se permite el lujo de estrenar títulos nuevos este otoño, como "White collar".
Publicar un comentario