03 agosto 2009

Un epitafio, una marshall y unos globos

1.- Las tribulaciones entre bambalinas de "Dollhouse" en su primera temporada darían, desde luego, para hacer otra serie. Tras el piloto que no se emitió (y que habría dado pie a una serie totalmente distinta, ya que ponía todas las cartas sobre la mesa desde el principio), llega "Epitaph One", el cierre de temporada que no era tal, ya que el estudio Fox lo encargó para la edición en DVD, pero la cadena Fox no quiso comprarlo porque ya había pagado por 13 capítulos. Servía, más bien, como final de la serie en caso de que, como parecía todo el año, fuera a ser cancelada, pero como no ha sido así, es una puerta a un desarrollo completamente diferente de la "Dollhouse" que vimos en la primera temporada. (Aquí creo que debería añadir una alerta de spoilers, sólo por si las moscas). Porque lo que nos muestra ese episodio es el futuro, un futuro a 10 años vista en el que la tecnología de "impresión" de personalidades se puede hacer de forma inalámbrica y los ricos pueden ir cambiando de cuerpo según les apetezca. La llegada de un grupo de rebeldes a la casa de muñecas, ya abandonada, les lleva a servirse de la silla para descargar los recuerdos almacenados en ella, que les dan pistas de cómo empezó todo y les indican la existencia de un "puerto seguro" y de una posible cura para las impresiones indiscriminadas. El episodio da para un comentario muy largo que no vamos a hacer (¿cómo pudo Whiskey sobrevivir 10 años allí abajo? ¿Murieron todos los demás, o algunos llegaron al "puerto seguro", que parece ser el complejo industrial en el que se escondía Alfa? ¿De Caroline sólo quedan sus memorias?), y sólo vamos a quedarnos con las implicaciones que puede tener para la siguiente temporada. Joss Whedon explicó recientemente que ese futuro no se puede cambiar, pero que el camino para llegar a él igual no es como vimos en los flashbacks de "Epitaph One", puesto que los recuerdos no siempre son los hechos tal y como ocurrieron. Se alternarán ambas líneas temporales, pero parece que no en demasía. Y habrá más visitantes de "Galáctica" en la casa, porque Jamie Bamber y Michael Hogan aparecerán en los dos primeros capítulos de una segunda temporada que Whedon calificó de "la mayor sorpresa de mi carrera".


2.- Como pasaba en "Wall-E", la primera media hora de "Up" es sublime. Resume toda la vida y las emociones de su protagonista, Carl Fredriksen, en un ejemplo de síntesis y uso de la elipsis, y te presenta el dilema que le lleva a salir literalmente volando, además de encadenar unos cuantos gags tronchantes entre el gruñón con interior de merengue de Carl y el boyscout Russell, tan deseoso de agradar y tan curioso. La película es todo un homenaje a los títulos de aventuras increíbles, ya sean "El mundo perdido" o las novelas de H. Rider Haggard, y destaca por tener unos personajes logradísimos. Aunque a veces puede ir demasiado a tocar la fibra sensible, y pierde en parte el toque gamberro que tienen algunos títulos de Pixar, lo cierto es que el señor Fredriksen debe ser uno de los mejores personajes del año, además de que los animales son los más simpáticos desde hace tiempo en una película distribuida por Disney. Además, he de decir que el doblaje español le añade un par de puntos de extra a la película, como es oír a Matías Prats poniéndose en la piel de su padre en el noticiero cinematográfico del principio o el estupendo trabajo de Luis Varela poniéndole voz a Carl. De todos modos, yo reconozco mi película Pixar favorita es "Los Increíbles".

3.- Finalmente, sólo un pequeño comentario, también con aviso de spoilers, sobre la segunda temporada de "In plain sight", que USA ha renovado en vista de su buena audiencia. Toda la subtrama del compromiso de Mary con Rafael (que me da que va abocado al fracaso) ha sacado a la luz ese cuelgue (o enamoramiento, mejor) de Marshall de su compañera, bastante evidente ya desde la primera temporada. La semana pasada fue la primera vez que Mary pareció darse cuenta de ello, gracias a un gag con su anillo de compromiso que llevó a Marshall a hacer una genial alusión a "Help!". No sé como se desenvolverá todo de aquí al final de la temporada, pero sospecho que Marshall va a pasarlo mal, y Mary le va a romper el corazón a alguien más aparte de a él. O se lo van a romper. Aunque la relación entre los dos ya era muy divertida y estupenda sin añadir la capa romántica, tengo curiosidad por ver cómo lidiará Mary con ella, cuando es notoria su falta de tacto a lo Robin Scherbatsky para esos temas.
Publicar un comentario