18 abril 2013

Da Vinci, el héroe romántico

A veces, hay que enfrentarse a determinadas series sin ideas preconcebidas. En realidad, habría que hacerlo con todas las series, pero es algo que resulta muy difícil de controlar. Por ejemplo, si uno decide ver "Da Vinci's Demons", tiene que apartar de su mente toda la información que conjura el mero nombre de Leonardo Da Vinci. Quien espere ver una traslación más o menos rigurosa históricamente de la vida del pintor e inventor en la Florencia renacentista, mejor que busque un documental sobre el tema, porque lo que David S. Goyer ha hecho para Starz va por un lado completamente distinto (y no, tampoco es el de "Las Tortugas Ninja"). Su Leonardo es una mezcla entre el William Shakespeare de "Shakespeare in love" (sobre todo por el vestuario) y cualquier héroe de capa y espada que se os pase por la cabeza (hasta el Jack Harkness de "Torchwood"). Sus inventos van a ser importantes, sí, pero este Da Vinci destaca más por su ingenio, su destreza con la espada, sus extrañas visiones sobre un pasado que no logra recordar, su gran éxito entre las mujeres y su misión para desentrañar una complicada conspiración esotérica y política entre Florencia y Roma.

Todo esto se presenta en un primer capítulo que, aunque traza las líneas maestras de esa conspiración, está más preocupado por dibujar de la manera más atractiva posible a su héroe, obsesionado por desentrañar los secretos del vuelo, y por conseguir que el espectador se enganche a la serie a través de él. También se ve que el CGI canta demasiado en la reconstrucción de Florencia en el siglo XV, pero hay que reconocer que hay algunos planos muy logrados, como el de cierta piscina interior del Papa. Por supuesto, todos los personajes ocultan secretos y perversiones diversas, y Da Vinci va a tener que maniobrar en un ambiente en el que cualquiera puede apuñalarte por la espalda mientras te sonríe beatíficamente. Como decimos, aunque el nombre del pintor se mencione cada dos por tres, y pululen por ahí los Médici, los Pozzi y la amenaza de una invasión turca de la ciudad, hay que olvidarse de cualquier atisbo histórico si se quiere disfrutar de "Da Vinci's Demons".

Lo que ofrece son aventuras y misterios, además de los ya clásicos desnudos y escenas de sexo gratuito de Starz (aunque hay bastantes más desnudos masculinos que femeninos), y poco más. Puede resultar entretenida si se sabe lo que está viendo, pero es también muy comprensible que haya quien no quiera saber nada de ella. Tiene, eso sí, unos títulos de crédito muy resultones (con música de Bear McCreary, que está últimamente por todas partes), y al menos Tom Riley, que interpreta a Leonardo, tiene cierto carisma y es "agradable a la vista". Y, por cierto, fue el señor Wickham en "Lost in Austen", aquella miniserie sobre una chica que, de repente, se encontraba dentro de "Orgullo y prejuicio".

P.D.: Fox España estrena la serie el 9 de mayo, y preestrenó el piloto en colaboración con BirraSeries.
Publicar un comentario en la entrada