29 abril 2013

Una atmósfera enfermiza

Enfermiza y malsana son dos adjetivos que, habitualmente, no suelen ir acompañados de elogios. Se utilizan más como malas cualidades, como defectos, que como algo por lo que una serie destaca para mal. Sin embargo, en el caso de "Hannibal", enfermiza y malsana describe a la perfección la atmósfera que se crea en cada capítulo y, para ella, son todo un triunfo, una nota muy característica que la diferencia de las "Bates Motel" y "Mentes criminales" sueltas por ahí. El diseño de producción, la fotografía, la dirección y elección de los encuadres, hasta el paisaje otoñal en el que se ambientan las escenas en el exterior están encaminados a crear una burbuja, un mundo particular con ambiente de película de terror, como salido de una de las pesadillas que atormentan a Will Graham. La construcción de esta atmósfera, muy influenciada por Kubrick (como Bryan Fuller ha reconocido más de una vez), permite que cualquier gesto prosaico adquiera de repente unas connotaciones siniestras sólo porque estamos sumergidos en el mundo enfermizo de "Hannibal", y también permite que funcionen pequeños chistes de humor negro siempre que el doctor Lecter cocina.

Los críticos estadounidenses destacan que la serie es más sobre las consecuencias que las investigaciones de los asesinatos seriales tienen en los agentes del FBI que sobre los asesinos, aunque Hannibal Lecter tenga un papel prominente, y lo cierto es que llevan bastante razón. La completa destrucción mental de Will no llega porque algún asesino lo ataque directamente, sino porque "entrar" en sus cabezas y ver el mundo con sus ojos es una carga demasiado pesada para su salud mental. En ese aspecto, creo que la última serie que recuerdo que lograba una atmósfera tan inquietante y un protagonista tan atormentado, y que funcionaba bastante bien, era "Millennium". Ésta, no obstante, iba de modo más decidido por el camino del terror, y "Hannibal" todavía se mueve en los confines del thriller psicológico muy perturbador. La sombra de "El silencio de los corderos" es alargada sobre ella, para bien, y resulta también interesante ver cómo, en medio de todas estas historias de muerte y locura, se permite pequeños dramas humanos (la conversación entre Jack Crawford y su mujer en el quinto capítulo es muy intensa, y no sólo porque Laurence Fishburne y Gina Torres estén casados en la vida real).

Lecter, por ahora, es un secundario que se mantiene durante gran parte de los capítulos en segundo plano, pero esa interpretación tan "quieta" de Mads Mikkelsen, y ese trabajo previo de construcción de la atmósfera, nos hace siempre pensar que sus motivos no son tan inocentes como podría parecer. ¿Quiere de verdad ayudar a Will? ¿O sólo le interesa como mero caso de estudio de una mente enferma que, en otra situación, habría producido un asesino en serie en lugar de un experto en atraparlos? ¿Cuál es su juego en todo lo relacionado con Jack Crawford? Por las películas posteriores, y los libros de Thomas Harris, sabemos que a Lecter le interesan los psicópatas no tanto porque él es uno, sino porque busca alguno realmente original, un "genio" que trascienda la definición de psicópata. Observa a las personas como si fueran puzzles o meros objetos, y dependiendo de si las encuentra interesantes o no, las trata en consecuencia (por ejemplo, está claro que la mujer de Jack le interesa más que él, aunque sea a él al que está "trabajándose").

"Hannibal" está cuidada hasta el detalle más nimio, y no es extraño que lo desagradable de algunos de sus asesinatos (las setas aún están por superar) haya echado para atrás a buena parte del público. Aunque la emita NBC, es una serie que no va dirigida a una mayoría del público, sobre todo porque no trata las acciones de los asesinos en serie como la excusa para montar una serie de policías trepidante. Su énfasis en las consecuencias de esos actos es lo que le da su toque diferenciador, eso y tener quizás el aspecto visual más pensado y cuidado de la parrilla actual.

P.D.: Seguramente ya sabéis que NBC retiró el cuarto capítulo de la programación porque pensó que podía herir sensibilidades después de los atentados en el maratón de Boston. Ese capítulo, sin embargo, sí se verá fuera de Estados Unidos (AXN lo emite en España en dos semanas, creo), y en la web de la NBC han colgado, en formato de webisodios, la subtrama de Lecter y Abigail Hobbs que aparecía en él, y que es parte del arco serializado que lleva "Hannibal" desde el principio.
Publicar un comentario en la entrada