12 marzo 2015

Avatar Clarke

AVISO: En esta entrada se va a hablar sobre el final de "Avatar. The last airbender" y el cierre de la segunda temporada de "Los 100". En ambos casos va a haber spoilers, más en el segundo que en el primero, sobre todo porque la serie de Nickelodeon terminó hace ya siete años. Principalmente, si no habéis visto ese momento con "Werewolves of London", de Warren Zevo, saltaos la parte de "Los 100".

Hay que quitarse el sombrero ante el mundo que Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko crearon para Nickelodeon en 2005. Tanto "Avatar. The last airbender" como su continuación, "The legend of Korra", son series infantiles-juveniles con un universo detrás muy trabajado, muy creíble y en el que las cosas acaban siendo más grises de lo que parecía en un principio. Las peripecias de Aang, el último maestro del aire, para convertirse en el avatar y derrotar al malvado Señor del Fuego son muy entretenidas y están llenas de humor y diversión, pero también tienen un poso más serio conforme se aproxima el épico final de la serie. Aang tiene unos claros principios morales que no puede saltarse en la batalla final porque traicionarían quien es en realidad, así que tiene que buscar otra posibilidad para derrotar definitivamente a Ozai.

Sus dilemas impulsan buena parte del último libro, el tercero, y se ven reflejados en el paralelismo con el camino que Zuko emprende por su cuenta. Él tambien que encontrar su propio destino, que descubrir su verdadera identidad, y termina siendo uno de los personajes más interesantes de la serie. Para aportar la diversión ya está Toph, y para poner el corazón (y la resolución, porque es implacable si se lo propone) tenemos a Katara. Es muy curioso ir encontrando los guiños y paralelismos que hace "The legend of Korra" a su serie madre, y también ver la importancia que "Avatar" le da al mundo de los espíritus y al intento de que comprendamos a los otros. Sólo cuando Aang domina los cuatro elementos y, esencialmente, aprende a pensar como cada una de las otras tres naciones de la tierra, es cuando puede restaurar el equilibrio. ¿Es muy caro tener un Appa?

Decía Jason Rothenberg, showrunner de "Los 100", ha comentado en varias entrevistas sobre el final de la segunda temporada que el tema que unía todos sus capítulos era "¿qué serías capaz de hacer para garantizar la supervivencia tuya y de tu gente? ¿Qué líneas traspasarías?" Las decisiones que el presidente Dante, en Monte Weather, Clarke y Lexa toman siguen todas las respuestas a esas preguntas, aunque al final es sólo Clarke la que termina haciendo lo inimaginable para salvar a sus amigos. El último capítulo la deja rota emocionalmente, apartada de todo el mundo, pero como de ella hemos hablado ya bastante, y hace muy poco, comentemos mejor esos últimos minutos del episodio, los que se marcan un "Perdidos" en toda regla y dejan un cliffhanger muy interesante de cara a la tercera entrega.

¿Han encontrado Murphy y Jaha pistas sobre lo que pasó en la Tierra casi un siglo atrás, sobre los responsables del holocausto nuclear que cambió el planeta para siempre? Es, desde luego, un salto que puede irle muy bien a "Los 100" una vez que ha dejado atrás la trama del Monte Weather. ¿Quién es ese holograma, esa inteligencia artificial que tiene el misil con el que Jaha regresó a la superficie? Mientras Clarke y los terrícolas están a sus (brutales) cosas, la búsqueda casi religiosa de Jaha permite a la serie ampliar mucho más su mundo y profundizar en su mitología. No vamos a decir más porque en ¡Vaya Tele! ya he escrito largo y tendido sobre este "Blood must have blood", pero seguro que hablaremos de nuevo sobre "Los 100". May we meet again.
Publicar un comentario