27 marzo 2015

El estilo Cartoon Network

 Durante la década de los 90, la animación estadounidense viviría una interesante renovación gracias a Cartoon Network, un canal dedicado exclusivamente a los dibujos animados que Turner Broadcasting había lanzado como una vía para emitir su extensa librería de animación clásica. Turner poseía los títulos clásicos de MGM (como los cortos de "Looney Tunes") y acababa de comprar Hanna-Barbera, y no tenía hueco en TNT para dar salida a tantos cortos y series. Pero claro, si un canal quiere ganarse una imagen de marca y empezar a llamar la atención de los espectadores, necesita también programas de producción propia, y ahí empezó lo que podemos denominar el "estilo Cartoon Network", unas series animadas que tienen siempre un toque un poco diferente, un poco más edgy, como dicen los anglos (y como apuntan también en ¡Vaya Tele! al hablar de "Historias corrientes").

Aquellos dibujos de los 90 podían estar protagonizados por un niño científico megalómano que estaba constantemente peleándose con su hermana ("El laboratorio de Dexter"), un guapo joven con tupé que se dedica a ligar con todas las chicas que veía ("Johnny Bravo") o por dos hermanos que, en realidad, eran una vaca y un pollo, y acercaban a los niños el estilo desquiciado y loco de Tex Avery y a historias un poco más surrealistas y menos "fáciles" y edulcoradas, como quien dice. El dibujo en sus series siempre ha sido muy variado, y sus creadores venían de los sitios también más diversos, y esa línea editorial, como si dijéramos, se ha mantenido hasta la actualidad. Es cierto que el canal tiene una sección nocturna, Adult Swim, en la que sus dibujos están dirigidos directamente a adultos, pero lo interesante es ver las series que emite en los horarios para niños.

Probablemente, la más exitosa de todas las últimas de Cartoon Network sea "Hora de aventuras", que no deja de ser una historia postapocalíptica sobre un niño que bien puede ser el único superviviente humano y un perro mágico por culpa de la radiación, y la mezcla de cómic underground, canciones pegadizas, chistes absurdos, aventuras infantiles y un subtexto a veces muy dramático parece haber revigorizado de nuevo a la plantilla de series de ese canal. Las mentes pensantes detrás de esos títulos fueron todos a clase a la Escuela de Artes Visuales de California y algunos hasta han trabajado juntos, así que no es extraño que haya algunos denominadores comunes que recorren las series que han creado por sí solos.

Tomemos como ejemplo las dos últimas joyas salidas del canal, y desarrolladas por guionistas y animadores que se han formado en "Hora de aventuras". Una es "Over the garden wall", un curiosísimo (y muy recomendable) compendio de historias de Halloween tradicionales, música de los años 20, cuentos de niños perdidos en el bosque y un sorprendente giro final; y la otra es "Steven Universe", la primera serie de Cartoon Network creada en solitario por una mujer (Rebecca Sugar). Ésta arranca como una suerte de variación de "Sailor Moon" y "Las Supernenas", con un grupo de tres chicas y un niño que poseen gemas de poder. Al igual que en buena parte de estas nuevas series, se notan las influencias del cine de los 80, el anime y los videojuegos, y no tiene problemas en tocar temas como la representación de personajes homosexuales que, no hace mucho tiempo, habrían sido tabú en la animación infantil. Ya comentamos no hace mucho que, hasta en la animación estadounidense más convencional, se estaban haciendo cosas muy interesantes en televisión.
Publicar un comentario en la entrada