04 marzo 2015

El verdadero Colin Sweeney



Los seguidores de "The good wife" están muy familiarizados con uno de sus personajes episódicos más recurrentes, Colin Sweeney, el excéntrico millonario sospechoso de haber asesinado a su primera mujer. Sweeney tiene un retorcido sentido del humor, se siente atraído por Alicia y acaba siempre con mujeres igual de manipuladoras que él, y con su mismo gusto por prácticas sexuales que probablemente harían ruborizarse a Christian Grey. En manos del actor Dylan Baker, Sweeney es repulsivo y, al mismo tiempo, sumamente divertido, y no es de extrañar que la serie lo recupere cada vez que tiene ocasión. Pero lo más interesante de todo es especular con la inspiración real detrás de este personaje, porque conociendo "The good wife", lo más probable es que haya una historia detrás de ese millonario inquietante.

La más probable es, precisamente, la que está contándose ahora mismo en la serie de HBO "The Jinx", un documental en seis capítulos que cuenta, como reza su subtítulo, la vida y las muertes de Robert Durst, rico heredero de una familia de propietarios inmobiliarios de Nueva York, cuya esposa desapareció sin dejar rastro en 1982. Durst siempre fue considerado sospechoso, pero nunca se encontró ni el cadáver de su mujer, ni pruebas que lo relacionaran con su desaparición y su más que posible asesinato. "The Jinx", sin embargo, no empieza por ahí; se abre con el descuartizamiento en Texas de Morris Black, un anciano que vivía al otro lado del pasillo de un Durst que había huido de Nueva York ya en 2001, y va entrelazando las circunstancias vitales y familiares del millonario con los asesinatos en los que está de algún modo involucrado. ¿Es Durst un calculador asesino o el hombre con la peor suerte del mundo, un gafe, que es lo que quiere decir jinx?

El director de "The Jinx" es Andrew Jarecki, un experto en contar historias malrrolleras y en las que la verdad parece estar siempre eludiéndonos como la de "Capturing the Friedmans", y que se metió en la historia de Robert Durst porque él mismo solicitó hablar con él. Ese acceso directo al protagonista del documental redondea el retrato que policías y allegados de su primera mujer pintan de él a través de sus declaraciones, pero aun así, da la sensación de que el verdadero Durst se escapa siempre entre los dedos. Vemos a un hombre ya mayor (tiene más de 70 años ya), con una forma de hablar muy particular y una mirada todavía más extraña, un hombre que transmite rareza. Es un tío raro, coloquialmente hablando, alguien de quien no parece que vayamos a poder sacar nada en claro.

"The Jinx" es perturbadora y muy adictiva, y por eso se ha ganado bastantes comparaciones con "Serial", aquel podcast de la radio pública estadounidense que fue todo un fenómeno a finales del año pasado. Como ocurría con el programa de Sarah Koenig, Jarecki no está buscando una solución a los misterios que rodean a Durst, sino que está intentando comprenderlos y, sobre todo, busca entender a ese hombre, busca averiguar cómo ha acabado como sospechoso de tres asesinatos (y acusado de sólo uno, el de Morris Black). ¿Quién es en realidad Robert Durst?
Publicar un comentario