15 marzo 2015

Kimmy Schmidt, siempre a flote

Cuando una serie muy apreciada, o muy exitosa, termina, es inevitable que los periodistas pregunten a sus creadores y a sus protagonistas cuáles van a ser sus próximos proyectos. Cada nueva serie de Matthew Perry se presenta invariablemente como su regreso a la televisión, aunque eso ya ocurriera inicialmente en 2006 con "Studio 60", y en cuanto "30 Rock" echó el cierre, todo el mundo quería saber qué iba a hacer Tina Fey después. Como actriz, se ha dedicado al cine y a presentar tres ediciones de los Globos de Oro junto a Amy Poehler, pero como guionista, su siguiente creación, al lado de Robert Carlock, ha sido "Unbreakable Kimmy Schmidt", una serie tan resistente a ser hundida como su propia protagonista.

La comedia, hecha a la medida de Ellie Kemper, sigue a una superviviente de una secta apocalíptica que ha pasado quince años encerrada en un búnker. Cuando la rescatan, decide quedarse a vivir en Nueva York y hacer todo lo que no hizo entonces, para lo que cuenta con Titus, su extravagante compañero de piso, y Jacqueline Voorhees, la ricachona locuela del Upper East Side para la que trabaja. El proyecto se desarrolló para la midseason de NBC, pero cuando llegó el momento de estrenarla, la cadena no sabía qué hacer con ella. Su tipo de comedia ya no es del estilo de Fey y Carlock, como quedó claro con la apresurada emisión del final de "Parks and Recreation", y la mudanza al jueves de "The Blacklist" terminaba de confirmar el final de aquella "Comedy night done right". Que "Unbreakable Kimmy Schmidt" no tuviera fecha de estreno no parecía el mejor de los augurios, pero lo que poca gente esperaba es que la NBC decidiera cancelarla sin haberla estrenado y, apenas unos días después, se la vendiera a Netflix.

Ese movimiento probablemente haya sido de lo más inteligente que se ha visto esta temporada en la televisión estadounidense. Netflix sigue engordando su catálogo, que es su principal objetivo para este 2015, y lo hace con una comedia (género del que apenas tienen nada propio) de dos creadores tan respetados como Fey y Carlock, y NBC le sacará rentabilidad a una serie que ellos mismos producen, que ya está renovada para una segunda temporada y que, si se hubiera quedado en esa cadena, probablemente habría sido cancelada al cuarto episodio. Así, "Unbreakable Kimmy Schmidt" puede encontrar su público y darle la oportunidad de que decidan si les divierte el optimismo a cualquier precio de Kimmy (y la sensacional interpretación de Kemper, que debería ser una de las novedades en los próximos Emmy).

Es muy cierto que el tono y el sentido del humor de esta serie es muy similar a "30 Rock", especialmente a sus dos primeras temporadas, pero también es verdad que los personajes de "Unbreakable Kimmy Schmidt" tienen un poso un poco más dramático. Tanto Kimmy como Titus y Jacqueline se han reinventado como personas, han querido dejar atrás sus pasados y buscan ser felices sin acordarse de ellos, y aunque muchas situaciones y chistes absurdos, el ritmo es un poco menos acelerado que el de "TGS with Tracy Jordan". Como viene siendo habitual recientemente, algunos críticos enseguida han criticado su manejo de algunas cuestiones raciales (puede no ser lo más logrado de la serie, pero también da la sensación de se ofende por ellas quien está buscando ser ofendido), pero la opinión más habitual es que consigue que una premisa, a priori, bastante malrrollera y oscura sea muy divertida, y que sus toques excéntricos no fagociten el componente humano que late por debajo. El dúo Tituss-Kimmy (trío, si contamos con su casera Lillian) es ya una de las mejores novedades en comedia de este año.

Música de la semana: Ya hablamos hace unos días de "Mind's eye", el capítulo de "The good wife" que nos metía en la cabeza de Alicia Florrick, pero lo que nos dejamos en el tintero fueron las canciones que Alicia escuchaba cuando decidió salir a despejarse un poco. La primera de todas ellas fue toda una sorpresa, "Pa' bailar", una muestra del electro-tango de Bajofondo, en este caso con la colaboración de Julieta Venegas.
Publicar un comentario en la entrada