08 marzo 2015

Las 100

Desde que empezó la segunda temporada de "Los 100", hemos comentado varias veces que es una serie con agallas, que no tiene miedo de tomar decisiones difíciles, y que es el título que a Syfy le gustaría tener en su parrilla en Estados Unidos (en España justo la emite ese canal), pero aunque todo eso define bastante bien la serie, hay otro aspecto que la hace destacar, especialmente en el Día Internacional de la Mujer, y es el hecho de que sean ellas las que ocupan casi todas las posiciones de poder. Desde el momento en el que los 100 originales aterrizan, en el primer capítulo, es Clarke quien se postula como líder del grupo, aunque ella no tenga muy claro si quiere serlo y aunque, en un principio, sea Bellamy quien actúe como el jefe de todos los adolescentes.

Si se compara la serie ahora, a punto de finalizar su segunda temporada, con como era en su arranque, una de las cosas que más destaca es el viaje de Clarke para convertirse en la líder de facto por lo menos de la Gente del Cielo. Anteriormente hemos apuntado que dicho viaje no es demasiado diferente del que sigue Jack Shephard en las primeras temporadas de "Perdidos", y también guarda sus puntos de contacto con el de Rick Grimes en "The Walking Dead" cuando tiene elegir no si quiere ser el jefe de su grupo de supervivientes, sino qué tipo de líder decide ser. Si para él, su espejo era el Gobernador, para Clarke lo es Lexa, la comandante de los terrícolas, que apuesta por un estilo de liderazgo más duro y estratégico, en el que las razones sentimentales no tienen cabida.

Lexa es, precisamente, el mejor ejemplo de cómo Jason Rothenberg, el showrunner de "Los 100", ha poblado la serie de mujeres jóvenes de cuyas decisiones dependen grandes grupos de personas. Es significativo que el único lugar donde manden los hombres sea el Monte Weather, porque hasta en el Arca es Abby la que tiene más ascendente sobre los supervivientes. Entre los terrícolas, los tres líderes de mayor rango, como quien dice, que nos hemos encontrado han sido todos mujeres, y cuando se realiza la operación para liberar a los que están atrapados entre los "hombres de la montaña", es una de las prisioneras la que queda al mando. Esto no quiere decir que los personajes masculinos estén supeditados a los femeninos, porque no es así, pero no deja de ser curioso que sean ellas las que acaben tomando las riendas.

De hecho, tal vez lo más particular de esta manera que tiene Rothenberg de enfocar su serie sea que Jaha, el antiguo canciller del Arca, esté embarcado en una misión casi de obsesión religiosa, mientras que la joven Raven sea la experta en tecnología. Es cierto que "Los 100" no es la única serie en la que las mujeres acaban teniendo más peso en la trama (y si "Los juegos del hambre" no hubiera sido el éxito que es, tal vez Clarke no habría sido la gran protagonista). Hace mucho que yo no veo "Once upon a time", pero allí eran los personajes femeninos los que impulsaban la trama, y en el universo de Avatar, la serie de Nickelodeon, no era nada raro encontrarse con villanas y con mujeres poderosas cada dos por tres. Como comentamos hace unos días, Xena tuvo muchas hijas.

Música de la semana: "Last man on Earth" ha sido uno de los estrenos más destacados de los últimos días, y su protagonista, interpretado por Will Forte, tiene cierta querencia por The Kinks y "Apeman".
Publicar un comentario